1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

crisis territorial

León pelea por su autonomía

¿Y si Madrid se hubiera quedado en Castilla la Nueva y ahora estuviera dentro de Castilla-La Mancha? ¿Y si Ayuso pudiera decidir si se abren camas de hospital en Albacete, o llamase llorón al alcalde de Cuenca? Eso es lo que pasa en León

Raquel García 10/07/2024

<p>Plaza de Regla en León. / <strong>Mariluz Rodríguez Álvarez</strong></p>

Plaza de Regla en León. / Mariluz Rodríguez Álvarez

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

“El Gobierno de Castilla y León quiere llevar el Conservatorio de Música de León a los bajos del estadio de fútbol”. Es difícil describir el nivel de hartazgo que hay en la provincia de León con su situación en la Autonomía. No es únicamente por su creación antidemocrática, en la que se acabó metiendo a Segovia por decreto ley y al antiguo Reino de León por motivos de Estado, un ejercicio de gerrymandering antes de que existiera la palabra, que pretendía diluir el voto de izquierdas de la provincia leonesa, especialmente el de las zonas mineras, con el de una Castilla más conservadora. No es solo la terrible evolución económica del “oeste de la Comunidad”, expresión que se usa para hablar de las provincias de Salamanca, Zamora y León, para no tener que decir “Región Leonesa” o, todavía peor, “León”, que es lo que ponía en los mapas hasta 1983. Es el recochineo.

La actual comunidad autónoma, que se formó con la región histórica de León y los trozos que quedaron de Castilla la Vieja después de separar Cantabria y La Rioja, es un desastre absoluto que no gusta ni siquiera en la parte castellana; una fantasía centralista en una comunidad con más extensión que Portugal y el mismo número de habitantes que Moldavia, con una población envejecida por las políticas suicidas de la Junta, que, en lugar de intentar fijar población, parece más interesada en fomentar que la gente joven y de izquierdas vote en otros sitios. A los problemas que hay en todas partes, que en Soria, por ejemplo, se producen a causa del centralismo, incompetencia o dejadez, hay que sumar los que en “el oeste de la comunidad” solo se explican por la malicia. Un castigo por protestar. 

El problema es que son tantas cosas sumadas, a lo largo de tantos años, que cuando lo cuentas parece una teoría de la conspiración o un montón de mentiras. ¿Cómo es posible que pase esto? ¿Cómo puede ser que yo no me haya enterado? Porque la mera inclusión de la región leonesa dentro de la comunidad la invisibiliza, porque todo el mundo se olvida de la parte que va detrás de la i griega. Por eso se usan expresiones como “las dos Castillas” o “las Castillas”, que es algo que sienta igual de mal en La Mancha que aquí. 

El ejemplo del conservatorio con el que arrancaba este artículo es solo una muestra de la catástrofe. Los motivos por los que es un disparate (¿qué se hace cuando hay partido, se cancelan las clases?), el nivel de oposición vecinal y política para que cambiara de ubicación, o que, casi dos lustros después, el edificio siga sin terminar, pero que año tras año se incluya en el presupuesto, aunque nunca se ejecute. Es el gobierno autonómico quien reconoce que esta comunidad de éxito la forman dos partes, dos regiones, dos reinos, porque estas cosas no las hacen en el otro lado. ¿Qué otra administración propondría algo así en su propio territorio?

Fuera de la comunidad no se solía informar de lo que pasaba aquí, por ser un aburrimiento. Hasta que el PP metió a Vox en el gobierno autonómico

El centralismo desaforado es el gran problema. La gran beneficiada por el “engendro” –así llaman a esta comunidad autónoma– es Valladolid, que no es la capital de forma oficial, aunque todas las instituciones autonómicas se encuentren allí, o aunque la capital histórica de Castilla fuera Burgos. La provincia se ha quedado con más fondos transfronterizos de la UE que Zamora, pensados para fomentar la cooperación con Portugal, a pesar del problema obvio de no tener frontera portuguesa. Igual que recibió fondos MINER, pese a no tener minas, fondos que se usaron para hacer reformas estructurales en la provincia de León, que tendría que haber pagado la Junta, anulándose el beneficio que pudieran haber aportado durante y tras el cierre de la minería. El chiste se cuenta solo porque hasta los estudios autonómicos para el módulo de Escalada y Barranquismo se imparten en la zona más plana de España, tanto que las clases prácticas no se pueden hacer allí. Es algo tan ridículo que es habitual que los montañeros se hagan fotos después de hacer cumbre en el Cerro Cuchillejo, junto al vértice geodésico, en el punto más elevado de la provincia.

Es el centralismo sin control de Madrid sin ser Madrid, sin sus millones de personas, sin su dinero y, por supuesto, sin el escrutinio público. Fuera de la comunidad no se solía informar de lo que pasaba aquí, por ser un aburrimiento. Hasta que el PP metió a Vox en el gobierno autonómico; una clara equivocación, porque ya no pueden tapar el circo que montan en los plenos. Pero la prepotencia sigue siendo la misma. 

Los ejercicios intelectuales que se sugieren para explicar la situación, como especular con la posibilidad de una comunidad birregional de “Catalunya y Aragón” para, después de cuarenta años, imaginar cómo se definirían los aragoneses, son bastante tramposos, pero hay uno que funciona muy bien. Pensemos que Madrid se hubiera quedado donde tocaba, en Castilla la Nueva, y ahora estuviera integrada dentro de Castilla-La Mancha. Que Ayuso pudiera decidir si se abren camas de hospital en Albacete, o que llamase llorón al alcalde de Cuenca. Eso es exactamente lo que pasa.

Que Zamora y Salamanca “no estén por la labor” ahora mismo se debe a que el sistema educativo de la comunidad está en manos de la Junta, que da una versión interesada de nuestra historia. No han conseguido crear un sentimiento de comunidad, como apunta Óscar Puente, porque los castellanos se siguen sintiendo castellanos, no castellanoleoneses (un término muy impopular que dentro de la comunidad no se usa), pero sí que han sido muy eficientes borrando la identidad leonesa; menos en Zamora, más en Salamanca, nada en León, donde el nombre ayuda, pero que también es un sitio lleno de gente extraordinariamente cazurra. Que existiera la región leonesa no se dudaba antes de 1983, cuando se puso en marcha la apisonadora. 

No hay sentimiento de comunidad, a pesar de controlar el currículum escolar y regar con dinero a instituciones privadas como la Fundación Castilla y León (de soltera Fundación Villalar). Aquí nos acordamos todavía del riguroso cómic educativo que publicaron en 2011, en el que la gente de Atapuerca ya pintaba castillos y leones en las cuevas y las tropas del Cid llevaban trabucos al entrar en Valencia. Si bien no se consiguió la retirada del libro por la manipulación que hacía de la parte leonesa de la historia, tampoco se editaron más volúmenes de la serie.

Una parte importante de la identidad castellana se desarrolló precisamente en oposición a la leonesa y, a menudo, enfrentados

La enseñanza de la historia en la comunidad está justo en ese filo que se ve en el cómic, entre que éramos iguales ya desde la prehistoria y que la parte leonesa era la enemiga, cobardes que no fueron a las Navas de Tolosa, colegas de Bellido Dolfos. Las dos cosas a la vez no pueden ser. Una parte importante de la identidad castellana se desarrolló precisamente en oposición a la leonesa, porque eran reinos distintos y, a menudo, enfrentados. Esa misma identidad castellana fue también la base de una idea bastante peculiar de lo que tiene que ser España, así que no es raro que la respuesta más agresiva a la moción por la autonomía venga de anónimos con avatares de Blas de Lezo, que llevan toda la semana echándonos en cara lo de Dolfos y las Navas.

El PP, que tanto acusa a otros partidos de adoctrinamiento y de manipular a las criaturas antes de que puedan pensar por sí mismas, organizó en Zamora, en 2021, una actividad llamada “¡Juramos por Castilla!” (para niños de entre 5 y 14 años), para celebrar el V centenario de la Batalla de Villalar, una fiesta que celebran, o no, según le dé el aire a Vox. Aparte de que Zamora no se sentirá muy leonesa, pero nunca ha sido castellana, con el rigor habitual que caracteriza a la Junta, los comuneros que salían en el cartel llevaban ropa típica del Perú, porque sacaron la ilustración de la Red de Bibliotecas de Cajamarca.

De momento, el resultado más claro de la moción a favor de la autonomía, el cambio más rápido y más rotundo ha sido el aumento del interés por el futuro y el bienestar de Salamanca, Zamora y, por supuesto, El Bierzo, la única comarca reconocida oficialmente en la comunidad. Es excelente, que les pregunten es precisamente lo que piden. Es más, deberían celebrarse consultas en todas las provincias, incluso en la parte castellana, preguntando qué piensan de la autonomía, seguro que saldrían unos resultados muy graciosos.

Lo más realista sería una autonomía biprovincial con León y El Bierzo, dejando un camino abierto para que las otras dos se unan si quieren

El Bierzo tiene derecho a decidir su futuro y a que se respete su elección. Precisamente, la opción de ser una provincia en una futura comunidad leonesa parece ser la más popular. No es ninguna locura, hay un precedente histórico de cuando fueron una provincia diferenciada, y también tienen la población para serlo. Se habla de El Bierzo como si fuera un pueblo pequeño y, solo en Ponferrada, la ciudad más grande de la comarca y la segunda en población de la provincia de León, vive más gente que en Zamora o en Soria capital. La comarca entera se acerca al número de habitantes de Segovia o Teruel. Una hipotética autonomía uniprovincial leonesa sería automáticamente la más extensa del Estado, hay sitio de sobra para repartir.

¿Y qué es lo que se pide? ¿Café para todos? Pues sí, exactamente, fuimos la única región histórica a la que le tocó beber manzanilla, ya es hora de poner la cafetera. En un mundo ideal, habría una autonomía nueva de cuatro provincias, con Salamanca, Zamora, El Bierzo y León, con capital en Zamora (esto último fue lo que votó en 1978 el Consejo General de la Región). O sin sede oficial y todas las instituciones repartidas por el territorio, no solo en las capitales de provincia, que la gente ya está harta del centralismo. Lo más realista sería una autonomía biprovincial con León y El Bierzo, dejando un camino abierto para que las otras dos se unan si quieren, cuando estén listas. No es anticonstitucional. Se está haciendo justo lo que pone en la Constitución, estaría bien leerla de vez en cuando. Por ahora, basta con que se hable del tema, que se sepa lo que hay. No es una reivindicación que vaya a desaparecer si se ignora, porque es una causa justa. 

-----------------------

Raquel García es vecina de León. Escribe bajo pseudónimo para ahorrarse el acoso en las redes sociales. 

“El Gobierno de Castilla y León quiere llevar el Conservatorio de Música de León a los bajos del estadio de fútbol”. Es difícil describir el nivel de hartazgo que hay en la provincia de León...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Raquel García

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marita

    Además de ser ejemplo de los desastres del centralismo, León es otro ejemplo más de las cacicadas de la Transición, que no fue tan democrática como la pintan. A León la obligaron a una unión autonómica que ningún leonés quería y que interesaba solo a la derecha pero que contó con la complicidad estúpida del PSOE.

    Hace 2 días

  2. salto21

    Leon ejemplifica la desindustrialización y el centralismo que arrasa el pais

    Hace 10 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí