1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

Biden confirma la peor pesadilla

Pese a los evidentes signos de deterioro físico y cognitivo del presidente, los demócratas cierran filas en torno a su candidato. Mientras, las listas de posibles sustitutos inundan medios y redes sociales

Diego E. Barros 29/06/2024

<p>Donald Trump y Joe Biden durante el debate presidencial. / <strong>YouTube (CNN en español)</strong></p>

Donald Trump y Joe Biden durante el debate presidencial. / YouTube (CNN en español)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

A principios de los años ochenta, Dan D. Nimmo, uno de los especialistas en comunicación política más influyentes del pasado siglo, introdujo una de las máximas que durante décadas presidió el frontispicio de la política estadounidense y, por extensión, de buena parte del mundo occidental: no se trata de presentarte para gobernar, se trata de gobernar para ganar. 

Cuando las leyes de la lógica (política) aún regían nuestros designios, antes del crac, allá por 2009, los teóricos de ese oxímoron que es la ciencia política solían atribuir la pérdida de unas elecciones a dos motivos principales. Uno de carácter endógeno, pues la propia inercia de la acción de gobierno conducía al agotamiento: lo que se conocía tradicionalmente como ciclos políticos. El segundo, de naturaleza traumática y exógena, era el producto de una crisis, ya fuera esta de tipo económico, militar, desastre natural o, por supuesto, un escándalo de corrupción. Un desastre que precipitaría la caída de un gobierno provocando en los votantes un giro de 180 grados en las siguientes elecciones. 

Lo realmente sorprendente del debate resultó ser la constatación de la ceguera de los estrategas del Partido Demócrata

Nadie podrá alegar que lo ocurrido el 27 de junio en el primer debate entre el presidente y presumible candidato a la reelección, Joe Biden, y el expresidente y candidato republicano, Donald J. Trump, fue una sorpresa inesperada. Más allá de videos manipulados y tropezones más o menos (in)explicables, lo realmente sorprendente del debate organizado por la CNN desde su sede en Atlanta, Georgia, resultó ser tanto el tamaño del desastre como la constatación de la ceguera de los principales estrategas del Partido Demócrata. Y no fue porque no había señales del agotamiento literal y figurado de un presidente-candidato de 81 años de edad y con evidentes signos de deterioro físico y cognitivo. Tampoco porque no hubiera voces, y hasta encuestas, que advertían de que en este clima político poco importa la carrera (la acción de gobierno –la de Biden y su Administración ha sido relativamente positiva, al menos en política interna–) sino el caballo: mi caballo, mi equipo, mi bando. Y por lo tanto aplastar al adversario-enemigo. Un 56% de los votantes demócratas preferiría a otro candidato, frente a un 79% de republicanos que se declaran encantados con el suyo. En una política de bloques como la actual y en la que es casi imposible arrastrar votantes, el Partido Demócrata tiene un grave problema con los suyos.  

Y el desastre acabó por tener dimensiones bíblicas. Basta con abrir las páginas principales de dos biblias del liberalismo blanco estadounidense como son The New York Times o The Atlantic, donde más de una decena de artículos pedían (cuando no suplicaban) a Biden que diera un paso a un lado aun a costa de abrir el abismo sucesorio a falta de cinco meses para noviembre, y apenas a unas semanas para que todos los candidatos a presidente puedan ser incluidos en la papeleta de un estado clave como Ohio (7 de agosto). 

Trump solo tuvo que aparentar ser una persona normal. La organización de la CNN y la muy discutible labor de los presentadores hicieron el resto

El resumen resultó tal que así: Biden, visiblemente bajo de forma y reflejos (se especula con la posibilidad de que estuviera acatarrado, lo cual no es excusa) balbuceaba, apenas se le entendía y soltaba frases inconexas. Un regalo para Trump que, confirmando ante millones de estadounidenses toda su narrativa (Biden está gagá), solo tuvo que aparentar ser una persona normal y no el villano histriónico que realmente es. La organización de la CNN y la muy discutible labor de los presentadores hicieron el resto. Trump se mostró calmado y hasta dejó hablar, o lo que fuera, a Biden. Que cavara su propia tumba. El magnate sonreía y hasta empujaba a Biden hacia el fondo de un agujero ante la inacción de Jake Tapper y Dana Bash, quienes no hicieron absolutamente nada para detener la retahíla de mentiras que salían por la boca del candidato republicano en sus turnos de palabra. Y fueron muchas, una de cada dos palabras pronunciadas por Trump era mentira; la otra solo tenía sentido en la realidad paralela que habitan muchos de sus votantes: en el país dibujado por el ex presidente republicano, la frontera Sur de Estados Unidos es el “lugar más peligroso de la tierra”, y las principales ciudades del país están tomadas por millones de guatemaltecos dedicados por el día a saquear los casi inexistentes paquetes de ayudas públicas, mientras pasan sus noches asesinado y violando a los aterrorizados ciudadanos norteamericanos. Por lo demás, en los diabólicos estados controlados por los demócratas el aborto es posible incluso después del parto (sic). Y nadie dijo nada. Lo intentó Biden, pero era imposible apartar la mirada de sus ojos acuosos y sus movimientos a cámara lenta. 

Lo más importante de un debate entre candidatos son los veinte primeros minutos. Es en ese intervalo de tiempo cuando se decide casi todo. Solo los muy cafeteros aguantan hasta el final y el votante medio desconecta a la media hora. Las alarmas comenzaron a sonar casi tras la primera intervención del candidato demócrata. También las redes sociales y mis propios grupos de wasap, donde amigos y conocidos confirmaban sus peores presagios: “This is bad, very bad”. Los gritos de pánico lo inundaron todo en el momento en el que Tapper y Bash pusieron punto y final a un espectáculo entre lamentable y escatológico, en el que ambos contendientes acabaron discutiendo sobre cuál de los dos tenía mejor hándicap al golf. Solo la imagen de Biden tratando de realizar un swing me produce escalofríos. Y los primeros titulares confirmaron dos cosas: los televidentes de CNN dieron como rotundo ganador a Trump (67% frente a un 33%); y entre los círculos demócratas se hablaba abiertamente de la posibilidad de cambiar de caballo.   

Hace tiempo que nuestra política ya no va de gobernar sino de ganar para detentar un poder con el que aplastar al adversario ahora convertido en enemigo en eso que llamamos guerras culturales. Lo sabe el Partido (antes conocido como) Republicano (ahora de Trump) entregado en cuerpo y alma a ese conglomerado de fuerzas (fundamentalistas evangélicos, ultraderechistas supremacistas blancos, ultranacionalistas y conspiranoicos) que Trump ha galvanizado en el movimiento MAGA –Make America Great Again– en torno a su figura.  

El Partido Demócrata pensaba que hasta un ficus, este Biden, podría ganar a Trump. Pero nunca hay que menospreciar la América que lo votó 

El problema del Partido Demócrata no ha sido tanto Trump, un candidato condenado por 34 cargos delictivos y que está en espera de ser juzgado por otros 54, ni lo que queda del Partido Republicano, como la gestión de sus propias expectativas: América no volvería a los cuatro años de Trump, pensaban sus estrategas. Hasta un ficus, este Biden, podría ganarle. Pero nunca hay que menospreciar a esa misma América y, especialmente, a la ineptitud del propio Partido Demócrata que fue la que provocó la llegada de Trump por primera vez en 2016 siguiendo la misma estrategia de hoy: el desprecio a todas las señales. 

Y aquí estamos de nuevo. Elegir entre un político tradicional (sistémico), al que la presidencia le ha llegado 20 años tarde, y un trilero tres años más joven que es un sociópata mentiroso patológico sediento de poder y venganza. La situación no es halagüeña. 

Dos cosas resultaron sorprendentes. La primera es que Tapper y Bash abrieran el debate con preguntas de tipo económicas en lugar de hacerlo con la lógica de la realidad: uno de los dos candidatos es un criminal convicto. La segunda es que la preocupación principal parece ser la edad y el estado de Biden, que supuestamente lo incapacitarían para el puesto, y no que este pueda ser superado por un mentiroso compulsivo que, además, llegó a patrocinar lo más cerca que ha estado Estados Unidos de sufrir un golpe de Estado. La cadena CNN fue la hacedora de Trump en 2016 dando pábulo a sus mentiras y lo es hoy al permitirle de nuevo cabalgar sobre ellas. 

 La CNN fue la hacedora de Trump en 2016 dando pábulo a sus mentiras y lo es hoy al permitirle de nuevo cabalgar sobre ellas

Hay una realmente lamentable: con un genocidio en curso en la Franja de Gaza, mientras Biden pasó por encima de su papel como principal habilitador y soporte de Israel, Trump acusó al presidente de ser “un mal palestino” al impedir al Ejecutivo de Netanyahu “acabar el trabajo”. ¿En qué momento hemos normalizado que la palaba palestino sea usada como insulto?  

Ahora, el abismo

¿Es posible, rendidos a la evidencia, cambiar de caballo? Sí. Pero debe ser el propio Biden el que se eche a un lado en un intento de evitar un desastre que, a día de hoy, parece inevitable. No hay antecedentes claros y estamos ante un territorio desconocido pero la situación nos hace mirar, una vez más, a 1968. Hay ciertas coincidencias. En aquel año un presidente en el cargo también renunció a la reelección. Fue Lyndon B. Johnson, también demócrata y también aquejado de ciertos problemas de salud, aunque la razón principal fue otra: el desastre de Vietnam hacía prácticamente imposible su reelección. LBJ se dio cuenta y se apeó de la carrera, aunque antes, en abril. Entonces había un favorito a sucederle, Robert Kennedy, pero acabó asesinado a tiros el 6 de junio en el vestíbulo de un hotel californiano. Aquel mismo año, como este, la Convención Nacional Demócrata también se celebró en Chicago. A ella llegó el partido dividido: por un lado el izquierdista antiVietnam Eugene McCarthy; por el otro, Hubert H. Humphrey, más continuista con la política de LBJ. La cosa acabó como el rosario de la aurora y con la temible policía de Chicago machacando las cabezas de los manifestantes antiguerra por las calles del centro de la ciudad. 

En 1968, el demócrata Lyndon B. Johnson, con problemas de salud, renunció a la reelección, aunque la razón principal fue Vietnam

En noviembre, llegó Richard Nixon. La segunda era progresista estadounidense llegaba a su fin de manera traumática y con la única promesa de ley y orden sobre todas las cosas.

El día después del debate, las listas de posibles sustitutos ya inundaban las webs de los periódicos y las redes sociales. Desde la lógica (e improbable) vicepresidenta de Biden, Kamala Harris; hasta la fantasía pseudoconspiranoica de una candidatura de Michelle Obama en plan amazona salvadora. Incluso hay quien barajaba la posibilidad de un segundo round entre Trump y la ex secretaria de Estado Hillary R. Clinton. En cualquier caso, los nombres que estaban en boca y tinta de la mayor parte de analistas estadounidenses y comentaristas demócratas aparecían encabezados por la terna conformada por el gobernador de California, Gavin Newsom, la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, y, en menor medida (también en una opción entre conservadora, entreguista y deprimente), la mencionada Harris. 

Las listas de sustitutos están encabezadas por el gobernador de California, la gobernadora de Michigan y la vicepresidenta Harris

Newsom lleva años tanteando la posibilidad de una carrera presidencial. Es un político joven (56 años) y elocuente, dotado de una fuerte presencia física y grandes habilidades comunicativas que lo convertirían en la persona indicada para, llegado el caso, defender la gestión positiva de la Administración Biden (al menos en lo tocante a política interior y datos macroeconómicos) y destrozar dialécticamente a Trump. Solo el actual secretario de Transportes, Pete Buttigieg (42 años), puede rivalizar en este aspecto con Newsom, y que no se baraje su nombre como candidato (lo fue en las primarias de 2016) se debe únicamente a que la suya es una apuesta todavía a medio-largo plazo. En contra de Newsom está el hecho de que sea de California, Estado que, a ambos lados del espectro conservador estadounidense, representa “todo lo malo” a combatir. Ni la California ni los EEUU de hoy son la California ni los EEUU de Ronald Reagan, último californiano en llegar a la Casa Blanca. Minutos después de finalizar el debate, se apresuraba a declarar que “jamás daría la espalda al historial del presidente Biden”. Unas palabras que bien podría sonar a un no estoy en la carrera a sucederlo y viceversa.  

Gretchen Whitmer (52), por su parte, sigue estando en un lugar destacado en las quinielas que se han abierto. Pertenece a un Estado de los llamados bisagra, Michigan, en el mismo centro del Medio Oeste estadounidense, aquellos que decidirán la elección en el Colegio Electoral en noviembre y sin los que es imposible llegar a la Casa Blanca. Biden ganó allí hace cuatro años y hoy está sufriendo en las encuestas. En su haber está el hecho de haber sido víctima de un complot desarticulado por el FBI en 2020 en el que un grupo de ultraderechistas simpatizantes de MAGA planeaba su secuestro y asesinato. Sabe lidiar con los elementos más radicales del trumpismo, muy evidentes en su propio estado. En su contra juega su relativamente poco peso a nivel nacional. No es una política que se destaque por su presencia mediática. 

Kamala Harris tiene el carisma y el peso político de un cubo de plástico. La Casa Blanca acabó por orillarla tras varias meteduras de pata

Está, claro, la vicepresidenta Kamala Harris (59). La lógica y las normas políticas dictaminan que sería su turno. Su principal problema es que ha sido incapaz de responder a las expectativas, algo que se pudo atisbar en su más que mediocre papel en las Primarias de 2016. Fiscal General de California, después senadora, su presencia como compañera de ticket de Joe Biden pareció responder más a una decisión estratégica que a méritos políticos: una mujer negra; la realidad acabó por desvelar que eso era “lo único” positivo en su haber. Su labor como vicepresidenta ha sido gris cuando no puramente inexistente. La Casa Blanca acabó por orillarla tras una serie de meteduras de pata considerables. En realidad, Kamala Harris tiene el carisma y el peso político de un cubo de plástico. No hay más. 

En cualquier caso, una posible entrada de Newsom abriría sin duda una guerra entre sus partidarios y los de Harris, si es que tiene algunos más allá de su círculo íntimo, aunque no hay que desdeñar una cosa: es vicepresidenta.

En el resto de nombres que se barajaban figuraban otros como el de Jay B. Pritzker (59), gobernador de Illinois (otro Estado seguro para los Demócratas), un político popular y afable, miembro de una de las familias de la aristocracia financiera estadounidense; o el del senador por Ohio, Sherrod Brown (71), de nuevo un estado clave en noviembre. 

Biden es un político famoso por su terquedad y por una moral inquebrantable tras una vida llena de golpes. El día después del debate nadie apostaba por que se echara a un lado en los próximos días. Con más de seis décadas de carrera política a sus espaldas, la presidencia le ha llegado probablemente veinte años tarde. Su momento era 2016, pero el fallecimiento de su hijo Beau Biden, víctima de un cáncer en 2015, acabó por dejar vía libre a Clinton. Ahora cree que se ha ganado el derecho a una reelección. Es posible. Derrotó a Trump hace cuatro años y aunque la biología esté a punto de derrotarlo a él, 24 horas después del fiasco televisivo salió a asegurar que no arrojaría la toalla: “Quizás no camine ni hable como solía hacerlo, ni debata tan bien como antes; pero sé decir la verdad”, en clara referencia a la cascada de mentiras que son marca de la casa de su contrincante.

También lo hizo el establishment del Partido Demócrata con el expresidente Barack Obama a la cabeza.

Nadie puede asegurar a ciencia cierta lo que ocurrirá en las próximas semanas. Los efectos de la debacle todavía no se han traducido en unas encuestas que ya no eran muy favorables para Biden; lo harán en los próximos días, momento en que se verá si el pánico sigue creciendo y cristaliza en algo o simplemente fue la pesadilla de una noche de verano.

El próximo debate presidencial tendrá lugar el 10 de septiembre. Mientras tanto, en la mente de muchos retumba desde ayer la afilada frase de Will Rogers: “No soy miembro de ningún partido político organizado, soy un demócrata”.

A principios de los años ochenta, Dan D. Nimmo, uno de los especialistas en comunicación política más influyentes del pasado siglo, introdujo una de las máximas que durante décadas presidió el frontispicio de la política estadounidense y, por extensión, de buena parte del mundo occidental: no se trata...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Diego E. Barros

Estudió Periodismo y Filología Hispánica. En su currículum pone que tiene un doctorado en Literatura Comparada. Es profesor de Literatura Comparada en Saint Xavier University, Chicago.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Lázaro

    ¿Y Newsom como VP para dar "consistencia" al ticket? Los que están tomando las decisiones por Biden no van a soltar el bastón de mando. Esto no va de Dem-Rep, sino de los "Halcones" del partido Dem (Clinton, Blinken, Pelosi, Obama), como en 2016. Desprecian abiertamente lo que pase por la izquierda y aspiran a robar votos a los Rep por el centro (de ahí q toda la pasta q se ha gastado Biden haya ido prácticamente a infrastructura y militar - es deuda "pero menos" a ojos del votante republicano moderado). Lo q ahora les falla es la imagen de "Chief & Commander" dd Biden, tan importante para terminar de atraer a esa parte del voto conservador que desconfía de Trump (Jan 6, 2021).

    Hace 20 días

  2. gerardo

    El poder, el auténtico poder, en Estados Unidos lo representa el Pentágono, luego están sus marionetas en la Casa Blanca. Es posible, incluso probable, que Donald Trump vuelva a ser presidente del país más cruel y criminal del que ha sido testigo el último siglo, a menos que nos dejemos guiar por los guionistas de Hollywood, gran parte de cuyo presupuesto procede también del Pentágono citado ut supra. No creo que existan diferencias sustanciales entre ideario republicano y el demócrata, cuya política exterior tendría que haber llevado a los inquilinos del Despacho Oval de ambos partidos ante el Tribunal Internacional de Derechos Humanos. Nota: el resultado de las elecciones en noviembre, además, no alterará en absoluto el avance sin prisa pero sin pausa del fascismo en la independiente, culta y solidaria Unión Europea.

    Hace 22 días

  3. Fernando

    Hay quienes relacionan a estos impresentables candidatos como imagen de la caída -poco a poco- del Imperio Americano. Y a estos impresentables la UE se ha vendido.

    Hace 22 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí