1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Mariano Vázquez / Periodista

“Estados Unidos continúa con la idea de que tiene un mandato divino para conquistar y expoliar”

Inés Hayes 15/06/2024

<p>Mariano Vázquez. / <strong>Fabian Piedras</strong></p>

Mariano Vázquez. / Fabian Piedras

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

“Desde sus inicios, Estados Unidos tuvo el mismo patrón en su política exterior: dominación política, económica y cultural del mundo; y apropiación de los recursos naturales y humanos en nombre de la ‘libertad’ y la ‘democracia’, en realidad, una fachada bajo la que oculta su verdadero objetivo: ‘robar y someter’. Propósito que fue sintetizado en una doctrina que lleva el nombre del quinto presidente de los Estados Unidos, James Monroe, que doscientos años después se sigue aplicando al pie de la letra”, se lee en el prólogo del libro del periodista argentino Mariano Vázquez, Rebelión en el patio trasero, resistencia obrera a la Doctrina Monroe (CTA Ediciones, 2023). No sólo es fundamental este libro para entender las relaciones entre América Latina y Estados Unidos, sino que su riqueza radica en que está editado por una organización obrera, la Central de Trabajadores y Trabajadoras de la Argentina y el prólogo está escrito por su secretario general Hugo ‘Cachorro’ Godoy, preso político durante la dictadura y militante histórico de los derechos de la clase. En esta entrevista con su autor, el periodista especializado en política internacional explica los orígenes de la doctrina, su aplicación en estos 200 años, el rol de la United Fruit Company como uno de los brazos empresariales de la doctrina y las resistencias colectivas al imperialismo. 

¿Cómo podría explicarse en pocas palabras la doctrina Monroe?

El mensaje del presidente James Monroe al Congreso el 2 de diciembre de 1823 determinó el inicio de una fase abiertamente imperialista de los Estados Unidos, que paradójicamente no es ni una ley ni un tratado de política exterior, pero que los estadounidenses abrazaron como si se tratara de la propia Constitución. Con la excusa de que las potencias europeas no se inmiscuyeran en las independencias de los países de la región, Estados Unidos se arrogó el derecho a intervenir usando la doctrina Monroe como pantalla de buenos modales tras la cual se ocultaban los verdaderos motivos: que del coloniaje español, francés, inglés, se pasase a un sistema neocolonial laxo con múltiples formas de dominación. Son elocuentes al respecto las palabras de Mary Baker Eddy, escritora mística y fundadora de la Ciencia Cristiana, publicadas en el New York Times, al cumplirse cien años del aquel discurso: “Creo estrictamente en la doctrina Monroe, en nuestra Constitución y en las leyes de Dios”. Es que la teoría del descubrimiento o el destino manifiesto de 1845 son dos de las justificaciones “divinas” para cometer las peores atrocidades en nombre del pueblo elegido por Dios. 

¿Qué fue la enmienda Platt y cómo repercutió en la historia de Cuba?

Desde que nació a la vida política, Estados Unidos consideró a Cuba como un territorio de esfera exclusiva, como un apéndice natural de la Unión, bajo la teoría de la ley de gravitación o fruto maduro. Por eso intervino en la lucha independentista que la isla libraba contra España. Y, por eso, una vez lograda la independencia, la sometió a la dependencia absoluta. La llamada enmienda Platt data de 1901, cuando el Comité de Asuntos Cubanos del Senado norteamericano aprobó una enmienda del senador Orville Platt (en realidad su autor fue el secretario de Guerra Elihu Root). Su contenido es obsceno: otorga a Estados Unidos poderes ilimitados de intervención militar, política y económica. Además, incluía la venta o arriendo de las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en el territorio. Hubo protestas generalizadas por estas imposiciones que lesionaban el carácter soberano de la naciente república pero la respuesta de Root fue feroz al exigirle a Cuba que la enmienda se incorporase “a la Constitución sin formular aclaraciones”, ya que esta era “simplemente una extensión de la doctrina Monroe”. Desde entonces y hasta nuestros días, Cuba padece la doctrina Monroe con sus periódicos actos injerencistas (1902, 1909, 1911, 1912, 1917, 1922). Hasta el triunfo revolucionario de 1959, el país era un protectorado cuyos recursos quedaban en manos de empresas norteamericanas, una mera extensión de los balnearios de Miami. Desde esa fecha en adelante toda la gama de actos terroristas se realizaron por la insolencia de Cuba de elegir el camino al socialismo en las narices del coloso del Norte. 

¿Qué rol tuvo la United Fruit Company?

Es sin duda, la multinacional que más ha usufructuado de la doctrina Monroe. Y fue en América central y el Caribe donde la United Fruit Company (UFCO) ejerció la rapiña colonial. Los gobiernos eran meros entes burocráticos de esta compañía que se adueñó de millones de hectáreas, vías de comunicación marítima y terrestre, y de la fuerza de trabajo con salarios miserables. Masas humanas enriquecían a la metrópoli mediante la explotación del banano, al tiempo que la pobreza se enraizaba en esos países a los que se les imponía la monoexportación mientras que Estados Unidos se apropiaba de ganancias extraordinarias. El modelo era el de la plantación esclavista del sur estadounidense, marcado por la ilegalidad, moviéndose al margen del circuito económico nacional, con su propia escala salarial, sus almacenes con productos importados y su cuerpo especial de policía. Violaron sistemáticamente la Constitución y las leyes laborales, explotaron a los trabajadores y auspiciaron la persecución contra los sindicatos. El trato de inmunidad-impunidad que recibieron fue del mismo carácter que el que hoy tienen los militares norteamericanos en las miles de bases esparcidas por el mundo. Uno de los “hitos” de la United fue el golpe de Estado que propició en Guatemala contra el Gobierno popular de Jacobo Arbenz, cuya reforma agraria y nacionalización de los recursos naturales la afectaba directamente. El 18 de junio de 1954, aviones mercenarios norteamericanos ametrallaron y bombardearon ciudades en Guatemala. El golpe tramado por la CIA, el Departamento de Estado y la UFCO derrocó al militar nacionalista e inició un período de dictaduras sangrientas.

¿Cuáles fueron las resistencias obreras más importantes?

Justamente una de ellas fue la lucha por los derechos sindicales y laborales a partir de las organizaciones que fueron naciendo en las zonas productoras del banano. Muchas de esas luchas lograron aumentos salariales, habitaciones higiénicas, descanso dominical remunerado, supresión de comisariatos, fin de los vales, pago semanal, servicios hospitalarios, pero el costo fue altísimo, con miles de asesinados y reprimidos. Una de las masacres más conocidas ocurrió en 1928 en Colombia, que fue retratada por Gabriel García Márquez en Cien años de soledad. Una huelga paralizó toda la actividad comercial de la United Fruit Company en el departamento de Magdalena, el gobierno decretó el Estado de sitio, militarizó la zona y amenazó a los huelguistas y sus familias. A pesar de todo este despliegue, unas 1.500 personas resistían en la plaza del pueblo que estaba cercada por batallones y nidos de ametralladoras. Un militar leyó el decreto gubernamental y les dio quince minutos para retirarse. Nadie se movió. Se calcula que alrededor de mil personas fueron asesinados; los cadáveres fueron apilados en los vagones y llevados a zonas recónditas del país. La prensa culpó a la infiltración marxista de bolcheviques mexicanos y la United celebró haber extinguido “una extensa huelga de caracteres revolucionarios”. 

¿Cómo aplica Estados Unidos hoy la doctrina Monroe?

Al cumplirse 200 años de la doctrina Monroe se puede afirmar que Estados Unidos no ha modificado la idea de que tiene un mandato divino para conquistar, expoliar e intervenir en lo que despectivamente considera como su “patio trasero”. El mensaje de Monroe sigue vigente. Un ejemplo son las recurrentes declaraciones de la generala Laura Richardson, jefa del Comando Sur, quien habla de los recursos naturales de América Latina, como el litio, el agua dulce o el petróleo como si le pertenecieran a Estados Unidos y utilizó una muletilla habitual en estos dos siglos: que esto tiene que ver con la seguridad nacional porque China y Rusia se están metiendo en el continente. Seguridad nacional es la palabra talismán que siempre ha enarbolado Washington para invadir países, como lo hizo en Nicaragua, Panamá, Granada, República Dominicana o Haití. Cómo explicar si no que México haya perdido la mitad de su territorio por la invasión yanqui en la guerra de 1846. 

Seguridad nacional es la palabra talismán que siempre ha enarbolado Washington para invadir países

El año pasado oímos a Donald Trump fustigar la política de Biden por haber destensado un poco las relaciones con Venezuela y dijo que cuando él dejó la Casa Blanca “Venezuela estaba lista para colapsar, nos habríamos quedado con ella, habríamos tomado todo su petróleo”. El magnate además siempre ha expresado su admiración por la doctrina Monroe. 

¿Cómo luchan hoy los pueblos latinoamericanos?

Por un lado con la tarea de rescatar la historia de nuestra clase trabajadora, que precisa desmentir la interpretación y parcialización de los dueños del relato. La tarea: contar nuestra verdad desde una identidad de clase, una memoria colectiva que reivindique el legado anticolonialista, anticapitalista, y antiimperialista. También con la creación de mecanismos de integración que permitan unificar las luchas latinoamericanas. La unidad siempre ha sido un sueño, desde los tiempos de nuestros libertadores y hasta nuestros días. Desde México hasta la Argentina las ideas de Patria Grande han sido fuente de inspiración, y los movimientos sociales, territoriales, políticos, sindicales, feministas, de pueblos originarios, ambientales, afrodescendientes, más allá de sus particularidades creen en esto. 

Hoy la pelea más potente está en la lucha contra los capitales transnacionales

Por ejemplo, el 2005 fue un año de inflexión porque Estados Unidos intentó en la Cumbre de las Américas, celebrada en Mar del Plata, imponer una Alianza de Libre Comercio de las Américas (ALCA), un viejo anhelo imperial para someter a la región. La valiente resistencia de los presidentes de Venezuela, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay impidió que, a pesar del apoyo de la mayoría de los países latinoamericanos y caribeños, este se concretara. Además, manifestantes de toda la región, organizaciones del campo popular pusieron el cuerpo para apoyar esta patriada y repudiar la presencia del presidente George W. Bush. Se trató de una de las victorias más importantes de la historia de los pueblos. Paralelamente en todo el continente se realizaron acciones, concentraciones y repudios contra este intento de dominación neomonrroista. En este período también se crearon dos mecanismos vitales para este proyecto emancipador: la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Confederación de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), sin la presencia de Estados Unidos y Canadá. Creo que hoy la pelea más potente está en la lucha contra los capitales transnacionales, una nueva forma de rapiña colonial que requiere una respuesta de carácter global de nuestra clase. 

¿Qué implica que el libro haya sido escrito por un periodista de una central sindical?

Para mí representa un orgullo porque es parte de mi identidad y de mi historia. Soy la primera generación de argentinos por parte de mi familia paterna que se exilió en la Argentina a causa de la dictadura franquista. Eran militantes de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Mi abuelo David Vázquez López peleó en la Columna España Libre, cayó preso en un campo de concentración a cargo de los fascistas de Mussolini, y mi tío abuelo Román Gómez-Monedero fue dirigente de la CNT, ocupó muchos puestos durante la resistencia al golpe y estuvo preso en cinco cárceles diferentes durante más de veinte años. Esa sangre de clase es parte de mí y por eso siempre estuve vinculado a la militancia sindical. 

Considero también que hay una creencia generalizada de que la cultura, los libros, el conocimiento están reservados a una elite. Y es falso. Es necesario recordar que ya en las incipientes organizaciones de los trabajadores la autoformación era una parte importante, tan importante como la lucha por los derechos. La costumbre de las lecturas colectivas en las fábricas, en los talleres, en los campos, en los lugares de trabajo, la edición de octavillas y periódicos, la construcción de bibliotecas populares, todo ese acervo es parte de la cultura y el poder obrero. Un deseo de saber y formarse de carácter horizontal. La información circulaba. 

 La historia de este continente no puede entenderse si no comprendemos el rol que ejerció Estados Unidos para dividirlo

Además, quería contar la historia de la injerencia de Estados Unidos, al calor de este segundo centenario de la doctrina Monroe desde un lugar poco explorado, que es el rol de la clase trabajadora y su carácter antiimperialista. Creo que la historia de este continente no puede entenderse si no comprendemos el rol que ejerció Estados Unidos para dividirlo, alienarlo y explotarlo. Es algo poco estudiado en las escuelas y las universidades. Incluso desde las propias organizaciones de trabajadores hay acciones que deberían ser reivindicadas por su condición de clase. Por ejemplo, la lucha de Augusto Sandino en Nicaragua contra la ocupación de los marines tuvo un componente de clase, él mismo se reivindicaba como obrero, como artesano, y, como trabajador golondrina [personas que viajan a otras provincias para desempeñarse en chacras y en tareas agrícolas y de cosecha], había incorporado en México la importancia de la sindicalización, por eso su primera acción con su Ejército defensor de la soberanía nacional fue tomar la mina San Albino, de capitales estadounidenses y expropiarla. También arrasó con las instalaciones de las empresas bananeras Vaccaro y la United por la explotación que ejercían contra sus compatriotas. O la imponente revolución de esclavos en Haití, que fundó una nación negra, que constituyó un golpe letal contra el sistema de esclavitud que hizo rico al capitalismo mundial y demostró que el último eslabón de los oprimidos podía romper a la clase más opresiva, la de los amos. Me gusta mucho una frase del pensador martiniqués Césaire Aimé que dijo: “No hay nacionalidad débil. Si la accesión a la libertad se hace siempre por la nación, la más débil de las nacionalidades será siempre más sustancial que la más rica de las abstracciones imperiales”.

“Desde sus inicios, Estados Unidos tuvo el mismo patrón en su política exterior: dominación política, económica y cultural del mundo; y apropiación de los recursos naturales y humanos en nombre de la ‘libertad’ y la ‘democracia’, en realidad, una fachada bajo la que oculta su verdadero objetivo: ‘robar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Inés Hayes

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí