1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

SI BREVE (EUROPEAS)

El duelo

Esta campaña ha sido también un enfrentamiento soterrado entre lo que queda de la izquierda a la izquierda del PSOE, ese nombre tan largo como para
que signifique algo

Guillem Martínez 8/06/2024

<p>Los candidatos de las elecciones europeos, junta al presentador del debate, Xabier Fortes, en TVE. /<strong> RTVE</strong></p>

Los candidatos de las elecciones europeos, junta al presentador del debate, Xabier Fortes, en TVE. / RTVE

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- La idea es hacerles un resumen estilizado del debate electoral de TVE. Tan estilizado y en modo jornada de reflexión que no resuma el debate, sino la vida –o, al menos la campaña, el tema, lo que hay–, para luego, así, pasar a hablar de otra cosa importante: el no-debate, la pugna, el pifostio entre Sumar y Podemos que, todo apunta a ello, está llegando a su tercer acto. Algo exótico, pues en política se accede muy pocas veces al tercer acto. El resumen adquirirá aspecto de, zas, dramatis personae, que es la forma más rápida de saber de qué va una peli. Aparten a los niños, etc.

2-Dolors Montserrat. Hija del cuerpo –su mamá era chica PP–, peso pesado del PP en Europa, y peso pluma del PPE. Los políticos no suelen tener épocas, sino que flotan o se hunden apoyados en la suya propia, que es el momento, la lógica, el sentido común imperante en el instante de su incorporación a la Gran Política. Montserrat, así, saltó a la palestra en el rajoyato, lenta distorsión  del aznarato, por lo que su formación/especialidad es, como en todo aquel volquete de políticos PP, la teoría de marcos, el sofisma, la polarización, que nos llegaba de los USA en los 2000, cuando Bush Jr. Y no le va mal con esas herramientas  –prehistóricas, superadas por el uso del fake 24 sur 24–, pues con ellas ha enviado al garete –aunque nadie lo sepa en Cat, me temo– la inmersión lingüística. Para ello le resultó suficiente a) fletar hasta Cat una comisión de europarlamentarios, sesgada y entregada a la causa antes de llegar a BCN, y b) la habitual incompetencia de un Govern procesista, centrado en sus propios fake, pero no en los de los demás, por lo que no se coscó de la importancia de esa visita, y no la moduló, contrarrestó o contraprogramó. El resultado, un informe parlamentario negativo de la inmersión, que tendrá consecuencias en el futuro. En sentencias judiciales, por ejemplo. Ojo con este modo de hacer, que será aplicado, en la próxima legislatura europea, a otros gobiernos ilegítimos, como el de Sánchez. En el debate televisado pugnó con lo que queda de Ciudadanos y con Vox. Hasta ahora, las derechas solo pugnaban a tenor de su banderita. Hoy observan esos tiempos con añoranza. 

3- Teresa Ribera. Ministra de Transición Ecológica y vicepresidenta segunda. Proviene del mundo académico, lo que siempre crea expectativas o frustraciones en los observadores. En las celebraciones del PSOE baila mal, pero contenta y con la boca llena de dientes, lo que indica que tiene la sensibilidad solucionada. Algo loable, y raro, no solo en la política. Es inventora del trade-mark ‘Excepción Ibérica’, un objeto que explicará una época. El Neoliberalismo. Consistía en que el ciudadano y el Estado –con la pasta del ciudadano– pagan los beneficios descomunales de las energéticas, directamente, fuera del mercado, y sin pasar por la casilla de salida, de manera que, con ese sacrificio a la Diosa Kali, Kali/las energéticas se contentan y no exigen más sangre. Parece un chiste. Lo es. Pero la ocurrencia salvó a miles de familias peninsulares, y su no exportación condenó a miles de familias europeas. Estados como Alemania sufrieron, a su vez, un déficit inasumible, suicida. Ribera, en el debate, a) no entró a liarse con preguntas de guerra cultural, emitidas por otros candidatos, lo que indica cierta sabiduría en lo suyo. Y, en otro orden de cosas, gastó b) la cara de comisaria europea, esos seres que c) contestan lo que quieren y que, como dice Scorsese, d) se mueven despacio, para demostrar que no se mueven por nadie. Ribera es ya una colina que huele a Bruselas. 

4- Jorge Buxadé es, esta mañana a primera hora, un gran ideólogo de Vox, responsable del alejamiento nacional-catolicista respecto al PP, y de su aproximación a una idea de Imperio más niquelada. Perteneciente a la extrema derecha antigua –señores/as cabreados/as, sin novio/a, y que hablan viejuno–, por lo que observo, y en muy poco tiempo, ha dado el salto a la nueva extrema derecha, esa juerga. Buxadé, esta mañana a primera hora, ríe, sonríe, y utiliza, en ocasiones, y en vez de agua bendita o porra extensible, algo parecido al humor. A la vez, transporta en su cuello, en vez de corbata, un collar de surfer, o de señor de bar de carretera, símbolo de libertad personal, de ser un tipo enrollado por un tubo. Por lo que, tal vez, lleva en sus muñecas las chorrocientas pulseras de tela y metal del recién divorciado y del recién integrado en las nuevas extremas derechas. En el debate progresó adecuadamente. Ejerció cierto singular gracejo. No tuvo que sobreactuar mixed emotions cuando salió el tema inmigración, pues la extrema-derecha ya ha cambiado la percepción de ese fenómeno. Importante: emitió discurso antieuropeo, menos matizado que en otras emisiones. Esas contradicciones solo las puede hacer la extrema derecha, dispuesta a enfrentarse a pecho descubierto, como jabato, a los chupatintas de Bruselas, mientras cobran de ellos lo que no está escrito. Por lo demás, yo siempre creí que la extrema derecha sería peligrosa solo cuando hablara de capitalismo, explotación o igualdad, como en los años treinta. Pero lo han llegado a ser sin tener que aludir a esos temas. Socorro.

5- Jordi Cañas/ lo que queda de C’s. Un tipo divertido y con genio del lenguaje. Algo muy propio de C’s, el partido que estuvo a punto de realizar la revolución lingüística pendiente de la extrema derecha española, y que se quedó a medias. Es posible que esa revolución la acabe haciendo, cuando se aclare, el partido que protagonizó la anterior revolución lingüística, en los 2000. El PP, vamos. Tiene la pasta y la necesidad, denle tiempo. Cañas defendió un acceso propio a la derecha. Lejos de PP, y de su plebiscito anti-Sánchez. Y lejos de Vox, si bien no mucho. Desde un punto que, veremos, tal vez ya no existe. 

6- Diana Riba, de ERC, en Ahora Repúblicas. Esposa del antes eurodiputado por ICV y después dirigente procesista Raül Romeva, y vestigio de una época en la que Junts y ERC intentaron tirar indefinidamente con víctimas y parientes del poder judicial en sus listas. Riba habla, no obstante, con criterio y de manera amueblada. Sin duda fue un acierto que no fuera a TVE el candidato mediático de ERC, un hombre del tiempo de TV3. Cuando viajas por el mundo, una buena manera de saber dónde estás es ver a los hombres/mujeres del tiempo por la tele del hotel. Si te tratan como a un tonto del bote, es que en el resto del canal no te van a tratar mejor, que los medios de ese país son chungos, y que la política debe ser, por lo tanto, un lodazal. Y esa ha sido la apuesta mediática de ERC para esta temporada. 

7- Aleix Sarri. De Junts. Exasesor del eurodiputado Puigdemont. Intentó marcar perfil propio, de marca, ante un público peninsular con poco contacto con el léxico procesista, exótico cuando no lo comes cada día con patatas. Ya que hablamos de Junts, les hablo de la constitución de la Mesa del Parlament en un plis. Fluye en el ambiente la posibilidad de que Junts facilite la presidència de la Mesa a ERC, a cambio de que ERC proponga la investidura de Puigdemont. La idea sería que Puigdemont viniera a BCN, en modo volveré-y-seré-multitud, que decía Evita, y que pronuncie un discurso de investidura –ante los antidescamisados y los antimontoneros, que hubiera dicho Evita– para, posteriormente, zas, perder la votación, momento en el que, se supone, podría ser presi Illa. El plan es poco probable. Precisa la voluntad de Puigdemont de volver a Cat. Algo que no ha sucedido en chorrocientos años, y que no tiene por qué pasar ahora, con una amnistía aún en modo ogino, poco fiable. Por cierto, aún no se ha promulgado la Ley de Amnistía. Pero no se pongan nervis, que ya ha salido en el Diario de las Cortes, el paso previo. El plan real de Junts, diría, es aún menos probable que el que les he explicado. Se trata de convencer a ERC para ir a elecciones, y concurrir en ellas con una lista conjunta Junts-ERC. Lo que supondría la muerte de ERC. La buena noticia para los amantes del espectáculo es que, si te has suicidado ya una vez, puedes hacerlo el resto de tu vida. Importante: Junts está presionando a tope sobre ERC, a través del método de negociación de los partidos políticos de guerra cultural: el bullying, la presión, el chantaje. Recuerden esto cuando lean el punto 12.

8- Estrella Galán. La destapada de Sumar. Proviene del Tercer Sector. Es una apuesta de Yolanda Díaz. La elaboración de la lista ha sido, de hecho, un ejercicio vertical y/o de alto riesgo. O peor, de varias verticalidades enfrentadas, lo que supone altos riesgos más pronunciados. Lo que es difícil de evitar en la izquierda española, sin estructuras, y con una idea más nítida del enemigo que del compañero. La cosa, sea como sea, puede tener consecuencias no el lunes, sino ya el 9J por la noche –no se pierdan el punto 11–. Hasta ser candidata, Galán fue la directora general de CEAR –Comisión Española de Ayuda al Refugiado–, una gestión que finalizó con un paro sin precedentes en la ONG, apoyado por los sindicatos. Los sistemas de selección verticales tienen esas cosas. Galán es una incógnita. Que no fue disipada en el debate.  

9- Irene Montero. Podemos. Asiste al debate con un pañuelo palestino perfectamente doblado y ubicado sobre su hombro. Como un loro. O como Curro Jiménez se ponía la manta. El pañuelo, el vestuario, los símbolos como discurso aluden a la gestión del símbolo como gran baza en la creación de un discurso, tendente a la creación de polarización. Es la guerra cultural, ese viaje a ninguna parte, pero apasionante y cabreado. Montero –que, como todos los usuarios de la guerra cultural, habla sin comas– cultivó en el debate la elaboración de actitudes y esslogans, que buscaban la polarización, el alineamiento más sencillo. Y, muy importante, Montero no buscó, en ningún momento, la sangre, el cuerpo a cuerpo con Sumar/Galán. Lo que puede ser un indicio importante del futuro –o punto 12–. O no, que también pudo ser fruto del cálculo. De que, simplemente, no tocaba. 

10- En todo caso, Galán y Montero protagonizaron un duelo. Pues esta campaña es también un duelo entre lo que queda de la izquierda a la izquierda del PSOE, ese nombre tan largo como para que signifique algo.

11- Se trata de dos partidos a) similares –socialdemocracia posibilista; no hay otra–, si bien c) con diferencias. Sumar está a medio dibujar en su estructura, tal vez por falta de liderazgo, algo dramático en un partido vertical. Podemos es una suerte de partido leninista pop. Fuerte liderazgo vertical, forjado a través de tantas expulsiones que han dejado al partido como un partido de vanguardia, que se decía antes, o un partido de cuadros, sin militancia, que se diría hoy. Las campañas de ambos partidos son, a su vez, distintas y con riesgos distintos. La de Sumar, desdibujada, corre el riesgo de definir así a Sumar. La de Podemos, festiva, corre el riesgo de definir así a todo lo contrario, Podemos. 

12- Los dos partidos arrastran la misma evolución, que comparten hasta un punto indefinido de 2022-23, pues fueron el mismo partido hasta ese momento. A saber: se empezó con 6 millones de votos. Un polvazo. Que pasaron a cinco, en dos elecciones. Después a 3,7M. A 3 millones. En las últimas autonómicas en MAD, Podemos sacó un 7,4%, lo que para Jaime Miquel –en casa somos muy de Jaime Miquel; ahorra tiempo, como sucede con el conocimiento en general–, supone un 4,5% en España. Esto es, dos diputados. Tal vez tres, dependiendo de la abstención. Poco. Nada. Sin Sumar, Podemos es una anécdota. Sin Podemos, Sumar es un objeto no cerrado y sometido a bullying, la forma de negociar, de hablar, incluso, para la guerra cultural. 

13- El duelo lo explica, de manera sencilla, como un botijo, Jaime Miquel. Miquel considera que la diferencia entre Sumar y Podemos puede llegar a ser de un solo diputado –o incluso menos, en algunos sondeos–. Si eso sucede, si Podemos sustrae de ese espacio de votantes comunes 800.000 o 900.000 votos, se produciría “la voladura del espacio”. Esa voladura supondría, a su vez, dos demoliciones por el mismo precio. Demolición a) Sumar quedaría seriamente invalidado. IU no entraría en el europarlamento. Lo que provocaría un gran pitote interno. Tal vez la reorientación de Sumar, rápida e imprevista y hacia otro lado. La demolición b) tampoco está mal. El PSOE tiene garantizado cierto éxito electoral. A menos que Begoña Gómez deje a Sánchez y se líe con Koldo y Lucky Luciano, siempre habrá 8 millones de electores del PSOE. Muchos. Pero que no garantizarían un gobierno progresista en unas elecciones generales, pues fallaría el espacio Sumar-Podemos. Atomizado, inexistente, con sus electores huidos, mientras Podemos sigue con su guerra –personal– contra Sumar, y Sumar no se cierra como objeto político. 

14- Tras estas elecciones, Podemos puede tener un objeto con el que negociar –lo que, recuerden, es la gran fantasía de la guerra cultural–, donde “negociar”, como vimos en el punto 7, no significa “negociar”, sino su contrario: imponer. Significa bullying. El objeto que Podemos puede disponer el 9J –tras unas elecciones de circunscripción única, esa cosa esporádica, única y tan rara–, son dos objetos. Su capacidad para impedir el espacio común de las izquierdas, pero también su capacidad para impedir un gobierno progresista. Es posible que Podemos negocie con esas dos bazas. Es más, conociendo el percal, es posible que toda esta movida de ir a las europeas, en Podemos se le llame negociar. Negociar la vuelta al redil. Es decir, a los puestos altos de ese redil denominado listas. Que, muy posiblemente, muchas personas no vuelvan a votar, visto lo visto. 

1- La idea es hacerles un resumen estilizado del debate electoral de TVE. Tan estilizado y en modo jornada de reflexión que no resuma el debate, sino la vida –o, al menos la campaña, el tema, lo que hay–, para luego, así, pasar a hablar de otra cosa importante: el no-debate, la pugna,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. luismi-fernandez

    Fantástico, Guillem... Has vaticinado exactamente lo que está pasando...

    Hace 9 días

  2. victor1

    Bueno cmvjulio, me alegro de que lo hayas disfrutado. En el artículo haber hay mucho de lo que enterarse, sobre todo inquina, y sarcasmo... pero hablar del debate, no aporta casi nada. Yo lo vi y no tiene nada que ver con la crónica que hace aquí Guillem que simplemente aprovecha los nombres de los participantes para lanzar su acidez habitual con sus anglicismos cool y conclusiones lacónicas y finamente ofensivas. Otra cosa es que sus opiniones te hagan mucha gracia y te reconforte oírlas. El sarcasmo es tan fácil pero sobre todo tan destructivo...

    Hace 10 días

  3. cmvjulio

    Genial, como siempre Guillem. La forma más amena y fiable de entender la política española. No suelo entrar, pero, como veo que las opiniones dicen que no hay nada (o no se enteran o no quieren enterarse) y yo no paro de reírme, con o sin preocupación, pero es lo que hay.. Lo de "hablar sin comas" me ha encantao. Un placer.

    Hace 11 días

  4. pipe49

    Es complicado hdejar una crónica política en manos de alguien que no aporta una sola idea sobre el tema que trata y que solo lo trivializa con su, supuestamente original e inteligente, estilo prosa-comic: zas, crack! Ah, entre todo el sarcasmo se le ve la patita de su animadversión hacia Podemos.

    Hace 11 días

  5. victor1

    Demasiado sarcasmo para no decir nada. Siento decir que es una pérdida de tiempo de artículo, con todo lo que se dijo del debate. Así nos va...

    Hace 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí