1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Economía

Una utopía para el mercado

La popularidad de la renta básica surge de los síntomas de la época: la privatización de las necesidades, el desplazamiento del trabajo como fuente de identidad y la desorganización de la sociedad civil

Samuel Witteveen Gómez 3/04/2024

<p>Dólares.</p>

Dólares.

Brett Hondow / Pixabay

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La historia tiene en ocasiones esa sorprendente capacidad de revelarnos las corrientes sin nombre que fluyen bajo hechos sobradamente conocidos. Por ello poco importa que el tema en cuestión se haya discutido hasta la saciedad si lo que tenemos ante nosotros es una genealogía donde los autores se esmeran en dibujar un mapa por donde casi todos los actores principales del último medio siglo acaban desfilando. Es lo que han logrado Anton Jäger y Daniel Zamora en Welfare for Markets (Bienestar para los mercados), una “historia global de la renta básica”, embutida en un compactísimo volumen que la Universidad de Chicago ha publicado en tapa gruesa.

Aun sin juntar una palabra más alta que la otra, minucioso y académico en todo momento, el libro deja lucir en las primeras páginas el gesto polémico al que los autores pretenden dar músculo. Y es que no puede ser sino una tácita provocación que Jäger y Zamora inicien su periplo nada menos que con Donald Trump y los 1.200 dólares que su administración ingresó a cada ciudadano estadounidense tras el estallido de la covid. Un pago individual y universal, no sujeto al trabajo ni a ningún otro requisito más que el de ser ciudadano. Esa es la definición de la renta básica y, así vista, los ejemplos aumentan, sobre todo desde la pandemia, lo que indica que el sueño de una redistribución universal quizá no sea tan lejano.

Personajes tan dispares como Elon Musk, Yanis Varoufakis, Mark Zuckerberg y el Pablo Iglesias del primer Podemos han defendido con pasión la renta básica

La lista de adeptos, además, no para de crecer y los autores se preguntan qué une a personajes tan dispares como Elon Musk, Yanis Varoufakis, Mark Zuckerberg, Milton Friedman y el Pablo Iglesias del primer Podemos para que todos ellos hayan defendido con pasión la implantación de una renta básica. Si multimillonarios, socialistas, populistas y gurús se dan la mano precisamente en este punto es que quizá este tema sea un buen filón por donde desentrañar las bases de los actuales consensos.

Las bondades que arguyen los defensores de la renta básica son difíciles de rechazar y ello seguramente explique en parte la popularidad transversal de la que goza la propuesta. El argumento más escuchado, sin duda, es este: en un contexto de transformación tecnológica donde, supuestamente, grandes porciones del mercado laboral van a ser tomadas por las máquinas se deberá divorciar el binomio trabajo-sueldo para sobrevivir a una economía altamente productiva que, sin embargo, empleará a muy pocos. O en palabras del exministro de finanzas griego Varoufakis: “La renta básica será el intento de civilizar el capitalismo una vez la IA destruya la mayoría de los empleos”.

Además, otros nos recuerdan que la renta básica es una gran oportunidad para estrechar la brecha de género y compensar por los trabajos desempeñados en el ámbito del hogar, que carecen de reconocimiento y remuneración. Labores, claro está, que casi siempre han recaído en las mujeres. Un salario incondicional, asimismo, debe mejorar la capacidad negociadora de los trabajadores que no tendrán que aferrarse al explotador de turno sino que gozarán de más libertad para definir sus vidas. La renta básica, por último, debe adelgazar y simplificar la maraña de ayudas y prestaciones sociales, reduciendo todo ello a un único pago, incondicional e idéntico para todos. Y de vez en cuando vemos intentos para poner en marcha este gran experimento. El último ha sido el proyecto piloto impulsado por la Generalitat de Catalunya en el cual 5.000 ciudadanos percibirían un ingreso de 800 euros al mes. Un plan finalmente tumbado por el PSC en el Parlament pero que podría aflorar en futuros pactos.

Ante cualquier crisis o malestar lo que los actuales Gobiernos ofrecen es la billetera

La renta básica de lo que va es de dinero. Contante y sonante. Y esto, se desprende del libro de Jäger y Zamora, es lo más revelador de todo. Pues en vez de reforzar las prestaciones en especie (vivienda pública, educación, sanidad, etc.) observamos que las políticas sociales, del signo que sea, se conciben cada vez más en forma de transferencias, de pagos o subvenciones a ciudadanos y empresas. Los ejemplos son abundantes y se podría llegar a decir que ante cualquier crisis o malestar lo que los actuales Gobiernos ofrecen es la billetera.

Piensen si no en algunas de las políticas sociales más sonadas de los últimos años: el Ingreso Mínimo Vital, el Bono de Alquiler Joven, las ayudas al combustible o los ERTE. Medidas todas ellas que sin duda han beneficiado a millones de personas pero que dejan entrever una misma debilidad, patente tanto en España como en los demás países europeos: los Gobiernos disponen de mucho dinero que gastar pero son impotentes a lo hora de llevar a cabo soluciones estructurales. Solo les queda buscar el alivio a corto plazo, bombear dinero y esperar que los problemas amainen. Es lo que Jäger y Zamora bautizan en su obra como “el Estado transferente”.

Las raíces de todo ello hay que buscarlas en el siglo pasado. El Estado del bienestar nace, según los autores, del espíritu utilitarista imperante a comienzos del siglo XX, que abogaba por organizar la sociedad de modo que los beneficios de la riqueza alcancen al mayor número posible de individuos. De ahí las políticas redistributivas en especie tan extendidas a lo largo de gran parte del siglo. Pero lo cierto es que a menudo esta noción de bienestar partía de una idea normativa y limitada de las necesidades humanas: ropa, techo, trabajo, comida. Como si el bienestar se alcanzara con la satisfacción de las necesidades básicas y las aspiraciones de todos los ciudadanos fueran una y la misma.

Un célebre crítico de la concepción utilitarista del bienestar fue el economista Milton Friedman. En su visión, el Estado debe abstenerse de decidir qué fines han de alcanzar los ciudadanos e incentivar los medios para que ellos mismos den forma a su destino. Las políticas sociales no deben ser por tanto un sostén sino la garantía que permite hacer uso de las libertades. Por ello, confrontado con el problema de la pobreza, Friedman rechazó el salario mínimo u otras medidas que a sus ojos perturbaban el correcto funcionamiento del libre mercado y popularizó la idea un “impuesto negativo sobre la renta”, una prestación para garantizar unos ingresos mínimos entre los más desfavorecidos sin necesidad de regular el mercado laboral ni financiar servicios sociales.

En la obra de Friedman se muestra con gran claridad la mutación ideológica que sufre la idea de pobreza: desde una noción de pobreza como necesidades insatisfechas (trabajo, vivienda, educación, salud) se acaba extendiendo la definición de pobreza como simple y llana falta de dinero. Lo que trae consigo, razonan espléndidamente Jäger y Zamora, una “monetización” del bienestar.

Pero más estimulante aún para el lector interesado en la historia de estas transformaciones es que Jäger y Zamora no se limitan a situar el origen de la monetización del bienestar, y por tanto de la renta básica, en la economía neoclásica sino que señalan igualmente el empuje revolucionario y anti-estatista de la escuela de Fráncfort y sus herederos. Especialmente desde la década de 1960, numerosos pensadores de izquierdas impugnan la primacía de la que gozaba el Estado en los planteamientos marxistas y alertan sobre los peligros de la burocracia y los poderes disciplinarios. Se extiende una desconfianza profunda en la izquierda hacia el diseño vertical de la sociedad y por ende hacia ese cóctel de keynesianismo, fordismo y Estado del bienestar que venía vertebrando el siglo XX. Autores como Herbert Marcuse dieron voz al nuevo espíritu y, oponiéndose a los poderes represivos del Estado, depositaron sus esperanzas revolucionarias en la multiplicidad de la vida.

La idea de pobreza como la mera escasez de dinero y el recelo del paternalismo estatal confluyen en las actuales defensas populares de la renta básica. Rutger Bregman, historiador y autor del superventas Utopía para realistas, con ese estilo entre profético y edificante compartido con otros historiadores de brocha gorda como Yuval Noah Harari, acude a numerosos experimentos para convencernos de que la cuestión social debe acometerse con la transferencia directa de dinero. Nos habla por ejemplo de cómo la ciudad de Londres abordó el problema de un grupo de personas sin hogar que solía deambular por los aledaños de la City. Ni comedores, ni albergues ni asistencia social, lo que el ayuntamiento hizo fue darle a cada uno de ellos un cheque de 3.000 libras.

El éxito, según Bregman, fue rotundo. Este ingreso fue el empuje decisivo para que estos beneficiarios retomasen las riendas de su vida y, en ocasiones, lograsen empleo y vivienda estables. Las numerosas razones sociales, psicológicas y personales que pueden llevarte a dormir al raso quedan en el relato de Bregman reducidas al dinero del que uno dispone en su cuenta bancaria. Un pequeño capital con el que partir y empeño de superación parecen desbancar así a todo el conjunto de asistencia y servicios sociales. La razón según el historiador es que a diferencia de los políticos las propias personas “sí saben en qué les conviene gastarse el dinero”.

La libertad a menudo tiene más apariencia de parque y biblioteca que de centro comercial

El dinero es la sustancia abstracta por excelencia y eso, en ocasiones, puede llevarnos a confundirlo con la libertad. Pero lo cierto es que la libertad a menudo tiene más apariencia de parque y biblioteca que de centro comercial. La renta básica, o en palabras de Bregman “la vía capitalista hacia el comunismo”, no desmercantiliza ningún aspecto de la vida. Al contrario. Se trata de “'bienestar ‘para’ y no ‘fuera del mercado”, sentencian Jäger y Zamora.

De especial originalidad y relevancia es el capítulo que los autores de Welfare for Markets dedican al mundo poscolonial. El paradigma de desarrollo en el Sur Global desde las independencias hasta la segunda mitad de los años 1970 fue la industrialización impulsada por los nuevos Estados. La cuestión de la pobreza se entendía en el contexto macroeconómico y la división global del trabajo. Sin embargo, a partir de la segunda mitad de los años 1970, instituciones como el FMI y el Banco Mundial imponen una concepción monetaria del subdesarrollo que culmina en el giro humanitario de los años 1980 con sus estrellas del rock y conciertos caritativos. Las causas estructurales e históricas dan paso a una idea abstracta de la pobreza –vivir con menos de 1 dólar al día– cuya solución se plantea en forma de pagos en vez de transformación económica.

Esto debe explicar por qué es precisamente en el hemisferio sur donde se dan los mayores programas de transferencias a la población. Países como Brasil, Kenia, India o Colombia conceden ingentes prestaciones directas, lo cual lleva a Jäger y Zamora a concluir que las economías en desarrollo son el laboratorio de la “revolución transferente”, que encuentra ahora su camino de vuelta al Norte.

La actual popularidad de la renta básica, capaz de unir en su entusiasmo a socialistas y multimillonarios, surge de los síntomas de la época: la privatización de las necesidades, el desplazamiento del trabajo como fuente de identidad y la desorganización y atomización de la sociedad civil. La genealogía de Jäger y Zamora, al atender a corrientes tan diversas como el neoliberalismo, el autonomismo y el humanitarianismo, tiene la gran virtud de mostrar que el triunfo del mercado como el lugar donde satisfacer las necesidades humanas es un movimiento más profundo que cualquiera de estas ideas. Y tan profundo debe de ser este triunfo que los utopistas de nuestro tiempo sueñan con cheques y transferencias a la cuenta de pago.

La historia tiene en ocasiones esa sorprendente capacidad de revelarnos las corrientes sin nombre que fluyen bajo hechos sobradamente conocidos. Por ello poco importa que el tema en cuestión se haya discutido hasta la saciedad si lo que tenemos ante nosotros es una genealogía donde los autores se esmeran en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Samuel Witteveen Gómez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juanjo-garcia

    Desde mi ignorancia no acierto a comprender por qué se establece una incompatibilidad entre transferencias indirectas (p. ej. vivienda,educación y sanidad pública) y transferencias directas cómo la RUB, de hecho no conozco a ningún defensor de la RUB que establezca la desaparición de las transferencias indirectas.Los ejemploa que en el texto figuran, sobre todo el de Trump, me parecen que no tienen nada que ver con lo que los defensores de la RUB propugnan. Parece que en el texto el autor reconoce "Las bondades que arguyen los defensores de la renta básica son difíciles de rechazar y ello seguramente explique en parte la popularidad transversal de la que goza la propuesta" así que me gustaría, aparte de la crítica, que es lo que el autor propone.

    Hace 3 meses 7 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí