1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Publicracia

Ayuso gastó 41,5 millones de euros en publicidad institucional entre 2022 y 2023

Los medios críticos no superaron el 10% de la inversión total en prensa. ‘La Razón’, periódico del Grupo Planeta que desde 2020 no audita sus ventas, fue proporcionalmente el medio más favorecido

Mónica Andrade / Miguel Mora Madrid , 30/03/2024

<p>Isabel Díaz Ayuso y Jairo Alonso, su expareja, conversan con el presidente de Planeta, José Creuheras, a la derecha, en una gala contra la trata celebrada en junio de 2019. / <strong>El Español</strong></p>

Isabel Díaz Ayuso y Jairo Alonso, su expareja, conversan con el presidente de Planeta, José Creuheras, a la derecha, en una gala contra la trata celebrada en junio de 2019. / El Español

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El Portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid (CM) ha sido señalado en un estudio académico reciente como uno de los más opacos de España en cuanto a la rendición de cuentas de las campañas de publicidad institucional. La intención parece clara: impedir que la ciudadanía sepa exactamente cuánto dinero se gasta y a qué medios y grupos de prensa se premia en los Planes de Medios de la CM, que implantó hace ya dos décadas un sistema turbio y clientelar basado en esta declaración de Miguel Ángel Rodríguez: “No necesitas comprar a un medio de comunicación; basta con que seas su mejor cliente”. 

Si el estándar de un mal portal de transparencia se sitúa en la media hora (cuando alguien no encuentra la información que busca en 30 minutos, es un portal pero no es transparente), lo de la CM bate todos los récords. Para elaborar esta información, han hecho falta tres jornadas de trabajo de dos periodistas, y aún así los datos están incompletos, porque la inversión que realizó la CM en 2023 no aparece todavía desglosada por medios (la de 2022 se publicó en septiembre de 2023), y es solo una estimación presupuestaria.

Lo que se puede asegurar después de mucho trajinar por los PDFs de las tres webs y los dos portales de transparencia implicados en los Planes de Medios del gobierno madrileño es que Isabel Díaz Ayuso gastó al menos 41,5 millones de euros en las campañas publicitarias contratadas entre 2022 y 2023. 

Si se compara con la inversión del Gobierno central, este gastó en 2022 cinco veces más que la CA madrileña: 102,5 millones de euros. Madrid supone el 19% del PIB español, por tanto lo que invirtió ese año la CM es más o menos proporcional a lo que inyectó el Ejecutivo. La estimación del Gobierno para el año electoral de 2023, sin embargo, era gastar 158 millones, aunque la web aún no informa de cuánto se ejecutó finalmente.

Distribución del gasto del Gobierno central en 2022 por ministerios. 

La Comunidad y el Gobierno comparten un desmedido respeto por la privacidad de sus clientes: ni uno ni otro desglosan cuánto dinero recibió cada medio. Pero usan distintos métodos: la CM no da apenas información, ni siquiera de años anteriores, lo que hace imposible ver la evolución, mientras la web de Moncloa inunda al visitante con prolijos informes de cada ejercicio y campaña, pero sin mencionar a medio alguno. 

A la vista de los datos disponibles, resulta irónico que los socialistas y sus socios de gobierno se quejen de que los medios de derechas copen la agenda informativa. Ni Unidas Podemos ni Sumar han podido reparar la exclusión de los Planes de Medios estatales de muchos digitales de izquierdas, que sin embargo no afecta a medios de la derecha y la ultraderecha especializados en bulos y en incumplir las más básicas reglas deontológicas. Por ejemplo, a Okdiario. La justificación que se suele dar a este dislate es la de siempre: la audiencia. Pero en el oficio todo el mundo sabe que los digitales de la bulosfera usan trampas de todo tipo para inflar sus audiencias. 

“La ley de Publicidad Institucional de 2005 debería aplicarse bien o ser reformada para que al menos cumpla con el espíritu que la inspiró”, dice Miguel Álvarez-Peralta, profesor de Periodismo en la Universidad de Castilla La Mancha y experto en la materia. “El Estado cada vez reparte más dinero en campañas comerciales de organismos como Loterías del Estado o la DGT, que no siempre explican bien cómo y a quién se reparte el dinero. La publicidad institucional debería servir como herramienta para garantizar la pluralidad mediática y reforzar el derecho constitucional a recibir una información veraz, y no un vehículo para financiar a medios que no respetan las reglas deontológicas”. 

Veamos algunos de los datos publicados por la Comunidad de Madrid. La mayor parte del gasto (35,4 millones) en 2022 y 2023 se canalizó a través del Acuerdo Marco adjudicado desde la consejería de Presidencia por 12 meses a la agencia Irismedia, contrato que se prorrogó a 2023 y hace poco también a 2024. Las otras dos vías de reparto son dos organismos autónomos: el Canal de Isabel II, también gestionada por Irismedia, y Metro de Madrid, cuyas inversiones se adjudicaron en 2022 por dos años prorrogables a la agencia Equmedia. 

En la primera entrega de esta miniserie, CTXT contó que la CM había repartido en 2022 al menos 9 millones de euros entre una cuarentena larga de medios de todos los tamaños, pelaje e influencia, entre ellos una docena cuya notoriedad se basa en buena parte en la difusión de mentiras. La sorpresa es que la Comunidad confiesa en un lugar muy visible de su propio portal de transparencia que, entre los criterios utilizados para repartir esos fondos, figura uno alegal y novedoso: la afinidad. *

El profesor Álvarez-Peralta, coautor, junto a Belén Galletero-Campos, de un estudio publicado en 2020 sobre la evolución de las normas legales que regulan la Publicidad Institucional, recuerda que Madrid es una de las pocas Comunidades Autónomas que no tiene una ley específica, y subraya que los criterios de adjudicación fijados por las normas en vigor “son la eficiencia, la difusión y audiencia, el alcance territorial, la implantación social, la rentabilidad, el uso de soportes respetuosos con el medio ambiente o a la adecuación al público objetivo”. 

Todas esas leyes prohíben el uso de esta publicidad con fines políticos o con el objetivo de ensalzar al partido de gobierno, recuerda Álvarez, “pero sólo dos verbalizan la prohibición de discriminación de empresas por motivos ideológicos: la ley aragonesa dicta que “ninguna empresa informativa podrá ser excluida de la publicidad institucional por razones distintas a las objetivas que guían la inversión publicitaria” (Art.2) y la valenciana prohíbe “la discriminación de medios de comunicación por su línea editorial o cualquier otra consideración” (Art.6). 

La “surrealista confesión” del reparto por afinidad en Madrid, como la define el economista y diputado regional de Más Madrid Eduardo Gutiérrez, uno de los pocos que intenta desentrañar el agujero negro de las ayudas de Ayuso a los medios, confirma el sesgo de los datos analizados. La proporción entre lo entregado por Ayuso en 2022 a los medios afines y a los críticos fue de 7 a 1.  

CTXT ha podido completar una fotografía más o menos precisa desglosando medio a medio y campaña por campaña el gasto de 2022 (81 campañas). La CM las separa en dos lotes: el Lote 1, dedicado a medios y plataformas offline, y el Lote 2, dedicado a medios escritos y audiovisuales digitales. Este primer vistazo indica que, en 2022, la CM gastó 9,45 millones más IVA en el Lote 1 y 7,61 millones más IVA en el lote digital, para una inversión total de 17,074 millones más IVA. 

Si se desglosa por medios y soportes, se ve que la inversión en medios de comunicación (digitales y en papel, escritos y audiovisuales, generalistas y especializados) sumó un total de 11,48 millones. 6,38 millones fueron para digitales generalistas, 2,9 millones para medios en papel, radios y televisiones, y 2,18 millones para revistas especializadas. 

Si se miran esas cifras bajo el sesgo de la afinidad no técnica, sino ideológica, se confirma que la proporción favorece escandalosamente a los medios amigos: 7,57 millones, un 44,3%, fueron a parar a cabeceras afines (sombra azul) en todos los formatos, mientras las cabeceras críticas (sombra roja) lograron solo 1,67 millones (el 9,8%). 

Por su parte, las revistas especializadas y culturales (turismo, música, danza…) y las plataformas de Internet (Instagram, Facebook, Linkedin, TikTok…) recibieron 2,18 millones.  

El epígrafe Otros Soportes (sombra rosa), que suma 5,59 millones, engloba la inversión que no se destinó a medios, sino a campañas expuestas en la calle (autobuses, marquesinas, etcétera). 

Además de los 17 millones adjudicados desde la Consejería de Presidencia, el Canal gastó en 2022 1.654.628,48 euros en 21 campañas, incrementando esa partida en un 26% con respecto al año anterior, en el que repartió algo más de 1,3 millones de euros. En 2023, año electoral, el organismo del agua aumentó de nuevo el gasto de 1,6 a 1,9 millones –pero aún no se conoce a qué medios se lo dio. 

Las partidas del Canal de 2022 se repartieron en una proporción peor que la del Acuerdo Marco de Presidencia, ya que los medios no afines (El País, La Ser y eldiario.es) recibieron apenas un 5% de la inversión.

Por su parte, el Metro de Madrid presupuestó un gasto máximo de 2,9 millones para el trienio 2022-2024, aumentando un 10% las partidas durante el año de los comicios que dieron la mayoría absoluta a Ayuso. 

CTXT no ha podido encontrar en el portal de transparencia de la CM, a la que remite la web de Metro de Madrid, los desgloses por medios y campañas.

Las dos caras de MAR

Para poner en perspectiva estos datos, es justo decir que Ayuso y su jefe de Gabinete, Miguel Ángel Rodríguez, pueden incluso añorar los viejos y buenos tiempos, cuando su mentora, Esperanza Aguirre, conseguía que Metro de Madrid llegara a repartir a los medios diez veces más dinero que ahora. 

Según escribía Pere Rusiñol en julio de 2010 en Público: “El gasto publicitario de Metro de Madrid se disparó a partir de 2006, ya con Esperanza Aguirre al frente del Gobierno regional. El punto de inflexión fue el megacontrato adjudicado el 21 de abril de ese año a la agencia Carat, que por entonces se situaba en la órbita de Miguel Ángel Rodríguez. Oficialmente, MAR dejó de ser presidente de Carat España el 1 de enero de 2006, aunque siguió muy vinculado a la empresa como asesor. A partir de ese movimiento, Carat empezó a recibir adjudicaciones de cuentas de medios de la comunidad a unos precios que los expertos consideran por encima de los de mercado. De todas ellas, la más importante fue la de Metro de Madrid: 23,6 millones”. 

El párrafo recuerda que el poderoso exasesor de Aznar conoce el negocio de las ayudas a los medios como poca gente en España. Unas veces ha decidido a quién se daba el dinero desde el poder y otras veces lo ha recibido y distribuido directamente a los clientes desde la agencia que presidía o asesoraba. Una puerta giratoria notable.

Álvarez-Peralta recuerda que las campañas de este tipo tienen, como MAR, dos caras: aunque “la publicidad institucional actúa como herramienta dinamizadora y favorecedora de la integración democrática” (Bermejo-Berros, 2011), “algunos autores han subrayado su capacidad para distorsionar el mercado, ya que este aporte económico puede resultar imprescindible para la supervivencia y rentabilidad de algunos medios de comunicación (Pérez Gómez, 2002), poniendo en riesgo su independencia financiera y, por ende, también la editorial (De Waal, 2014; Dragomir, 2017)”. 

El asombroso caso de La Razón 

Para demostrar esta afirmación basta con poner el foco en el asombroso caso de La Razón. El periódico (digital y en papel) del Grupo Planeta es uno de los grandes favoritos de Ayuso. En 2022 recibió 69 de las 81 campañas directas de la CM y nueve de las 21 del Canal de Isabel II, más las que le llegaran de Metro, para completar una cifra cercana al medio millón de euros. 

Es difícil saber qué criterio aparte del de afinidad se aplica al diario de Planeta, porque los datos del mayor grupo editorial español son todavía más opacos que los de la CM y el Gobierno central. Por ejemplo, desde hace cuatro años nadie sabe cuántos ejemplares en papel imprime y vende La Razón. Y cabe preguntarse: ¿alguien ha visto a alguien por la calle con un ejemplar bajo el brazo?

En noviembre de 2020, La Razón fue el primer medio en abandonar la OJD, el sistema de auditoría independiente. Desde su lanzamiento en 1998, su difusión no había parado de caer. En 2017 presumía de haber adelantado a su gran competidor, el ABC, con una difusión total de 87.218 ejemplares diarios, 7.000 más que la cabecera centenaria. En la última medición, antes de retirarse de la OJD, había bajado hasta 41.711. Aquel 2020, La Razón declaró 8,7 millones de euros de ingresos por la venta de ejemplares y una facturación de ingresos publicitarios de 29,1 millones. 

Las inyecciones de Ayuso al periódico de Planeta, el grupo al que concedió en noviembre de 2020 (¿coincidencia?) una licencia de universidad privada en Madrid, resultan a veces cómicas si no fueran trágicas.

Por ejemplo, en la campaña sobre las Enfermedades de Transmisión Sexual, La Razón en papel recibió 16.638 euros por una página de contenido patrocinado y un anuncio pequeño, mientras la edición digital cobró más de 5.000 euros por un banner pequeño. Por supuesto, La Razón no es el único medio abierto a publicar contenido patrocinado más o menos exótico o distante del teórico perfil de sus lectores. ABC recibió 17.985 euros de esa campaña sociosanitaria (que se supone iba destinada a la población más joven) para su venerable edición en papel, y 9.750 euros para la digital. 

La estafa del contenido patrocinado

El contenido patrocinado (hacer que una pieza de publicidad pagada parezca una información) es el último grito también entre las instituciones madrileñas (CTXT lo tiene prohibido por considerarlo una estafa al lector). El branded content (también conocido como un colacao en el oficio) se paga mucho mejor que la publicidad tradicional. Y gusta a rabiar en la fachosfera / bulosfera.

En la campaña Villas Rurales, que duró de junio a octubre de 2022, el reparto fue el siguiente: La Razón recibió 61.000 euros por ocho artículos de contenido patrocinado. Libertad Digital, 66.000 euros por cinco contenidos pagados. OkDiario, 110.000 euros por seis contenidos. El Mundo, la misma cifra por nueve artículos. Mientras tanto, los medios progresistas, que no publicaron el contenido patrocinado, recibieron bastante menos: El País facturó 40.577 por seis banners de publicidad, y eldiario.es, 12.390 euros. 

La conclusión es obvia: cuanto más rebajan sus estándares profesionales y éticos, más dinero público del Gobierno madrileño reciben los medios.

Un grupo de académicos de diversas universidades estatales, agrupado bajo el nombre Grupo Daniel Jones, hizo público en 2022 un decálogo de reflexiones sobre la financiación pública de los medios privados. El punto 10 decía así: “Cualquier fórmula de transferencia de fondos públicos a empresas mediáticas (contrato, subvención o convenio) debería estar condicionada por un riguroso control del respeto a las normas legales (incluidas las de orden fiscal y laboral) y deontológicas por parte de todos los actores implicados, tanto del sector mediático como del publicitario”. 

Tristemente, a los poderes políticos y económicos que aportan millones de euros cada año a medios de la bulosfera y la fachosfera parece importarles un pimiento que estos incumplan de forma sistemática y diaria las más básicas reglas deontológicas. Al revés, se diría que lo prefieren. 

---------

* La afinidad es un término técnico y medible que utilizan las empresas de gestión de medios como sinónimo de eficacia. Pero no figura entre los criterios fijados por la ley de 2005. 

Si pueden suscribirse a CTXT para que sigamos siendo un medio libre y no necesitemos depender de este sistema turbio de financiación / chantaje, pueden pinchar aquí. Lo vamos a necesitar. 

 

El Portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid (CM) ha sido señalado en un estudio académico reciente como uno de los más opacos de España en cuanto a la rendición de cuentas de las campañas de publicidad institucional. La intención parece clara: impedir que la ciudadanía sepa exactamente cuánto dinero se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Mónica Andrade

Periodista. Nacida en Madrid y criada en Pamplona. Huye de los focos, prefiere el 'backstage'.

Autor >

Autor >

Miguel Mora

es director de CTXT. Fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. sebastian-nowenstein

    https://sebastiannowenstein.org/2024/02/01/el-canal-de-isabel-ii-y-el-paramilitarismo-colombiano-carta-a-los-diputados-de-la-asamblea-de-madrid/ El Canal de Isabel II y el paramilitarismo colombiano. Carta a los diputados de la Asamblea de Madrid. Lille, 1 de febrero de 2024 Señora diputada, Señor diputado, Soy docente en Francia y trabajo en estos momentos en la preparación de un dosier sobre los presuntos pagos efectuados por El Canal de Isabel II, mediante su filial Inassa, a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), una fuerza paramilitar que operaba en dicho país. La cuestión principal que abordo es la de si ha existido o no complicidad por parte la empresa pública madrileña en los crímenes cometidos por las AUC. De ser afirmativa la respuesta a esta cuestión, se plantearía la de la responsabilidad que pudiere incumbir a la Comunidad de Madrid o a aquellos de sus agentes que tenían a su cargo el control de las actividades de El Canal de Isabel II. He transmitido dos escritos al presidente de El Canal de Isabel II que pongo a su disposición en el anexo I de este envío. He escrito, asimismo, a la presidenta Ayuso (anexo II). Estos escritos contienen preguntas cuyas respuestas serían de gran utilidad para los alumnos a los que destino el dosier, pero también, estimo, para la ciudadanía en general. Desafortunadamente, ni la presidenta Ayuso, ni el presidente de El Canal de Isabel II han considerado oportuno responder a mis mensajes. El motivo de la presente es doble. Deseo solicitar su intervención para que se dé respuesta a las preguntas arriba mencionadas y deseo, asimismo, solicitar de usted los comentarios que, como diputado, le parezca conveniente efectuar. Publico esta carta en mi blog: https://sebastiannowenstein.org/2024/02/01/el-canal-de-isabel-ii-y-el-paramilitarismo-colombiano-carta-a-los-diputados-de-la-asamblea-de-madrid/. Publicaré gustoso la respuesta que tuviere a bien comunicarme, de juzgar usted apropiado hacerlo. Me esforzaré por difundir ampliamente el dosier que preparo. El objetivo del mismo es que alumnos franceses, madrileños y colombianos reflexionen sobre las cuestiones tan graves como las que en él se se abordan teniendo a su disposición los puntos de vista de las partes interesadas, ya lo fueren por su participación en los hechos investigados o por la responsabilidad que les atañe de controlar los actos de la Comunidad de Madrid, de garantizar la honorabilidad de la misma y de sus empresas, así como de velar por los intereses de los madrileños y de las madrileñas. Lo/La saluda atentamente, Sebastian Nowenstein, professeur agrégé, lycée Gaston Berger, Lille. Anexo I

    Hace 3 meses 17 días

  2. Sebastián Nowenstein

    Canal de Isabel II y los crímenes de las AUC. Carta a la presidenta Ayuso. Lille, Francia, a domingo 17 de diciembre de 2023 Señora Presidenta, Soy docente en Francia y estoy trabajando en estos momentos sobre los pagos supuestamente efectuados por Metroagua y Triple A a las Autodefensas Unidas de Colombia. Inassa, una filial de la empresa pública madrileña Canal de Isabel II, controlaba a la sazón ambas empresas. Estos pagos me llevan a examinar la posibilidad de que pueda imputarse a Canal de Isabel II una complicidad con los crímenes de lesa humanidad cometidos por las AUC. Esta posibilidad tiene precedentes cercanos: la condena de la multinacional Chiquita por haber efectuado pagos a las AUC y la de la cementera Lafarge por haber efectuado pagos al Estado Islámico. Examinando la actuación de Canal de Isabel II en Colombia, se busca adquirir una mejor comprensión de la noción de la responsabilidad penal y civil de las personas morales. Es inevitable preguntarse, asimismo, si, de establecerse la responsabilidad de Canal, existe el riesgo de que esta última se extienda a la comunidad de Madrid o a aquellos de sus agentes que supervisaban la acción de la empresa. El proyecto en el que trabajo busca asociar alumnos españoles, colombianos y franceses. La fase actual es la de la constitución de un dosier del que esta carta (publicada aquí) forma parte. El dosier completo, que incluye otras problemáticas relacionadas con el caso Lezo, con la ciudad de Barranquilla o con la concesión por su comunidadad de una licencia de universidad privada a la Escuela de Administración de Empresas, puede consultarse aquí. El motivo de la presente es el de pedirle que invite al presidente de Canal de Isabel II a contestar a las preguntas que le he dirigido en la carta que encontrará usted más abajo y que, desafortunadamente, ha quedado sin respuesta. Por supuesto, de desear la Comunidad de Madrid transmitirme sus comentarios, los incluiré gustoso en el dosier que preparo. Quisiera añadir que esta investigación se enmarca en una reflexión general sobre los medios de que dispone el ciudadano para tomar conocimiento de la manera en que se gestionan los asuntos públicos. Entre los mismos figuran las disposiciones legales de transparencia, que me llevarán a solicitar los documentos públicos relacionados con el caso estudiado. No dude, usted, presidenta, de estimarlo oportuno, en transmitirme los documentos que juzgare de interés para la recta comprensión del asunto. La saluda atentamente, Sebastián Nowenstein, professeur agrégé, lycée Gaston Berger, Lille.

    Hace 3 meses 17 días

  3. juan-ab

    Muy bien escogida la fotografía que encabeza el artículo; aún mejor su pie de imagen. Supongo que, como muestra la misma, en el “coffe break” de la “Gala contra la trata”, esa especie de Madame madrileña haría tratos con el imputado presidente Creuheras (seguro que alguno más habría por tan aparente acto) para encontrar la forma de putear a quien señale su mamporrero Miguel Ángel Rodríguez. A otro como ella se refiere hoy Salvador Soler en su artículo “Juanma pisotea Andalucía” (Diario Red, 30.03.24). Entre otras varias cosas dice: “Eso sí, el hombre no para de sonreír, será porque se siente satisfecho por el buen trabajo que está realizando, por eso se sube el jornal un 19% y acuerda con su compa bipartidista y secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, asegurarse una paguita de 75.000 euros anuales hasta la edad de 75 años, de lo que, se beneficiará, como no, su antecesora Susana Díaz. Ellos sí que saben.”

    Hace 3 meses 25 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí