1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

adelanto editorial

En defensa de la renta básica. Por qué es justa y cómo se puede financiar

Los autores proponen una forma de hacer frente a esta ayuda universal a través de tres impuestos: la renta, las grandes fortunas y el consumo de CO2

Julen Bollain / Jordi Arcarons / Daniel Raventós / Lluís Torrens 18/09/2023

<p>Manifestación a favor de la renta básica incondicional en Berlín en 2013. / <strong>stanjourdan (CC BY-SA 2.0)</strong></p>

Manifestación a favor de la renta básica incondicional en Berlín en 2013. / stanjourdan (CC BY-SA 2.0)

stanjourdan (CC BY-SA 2.0)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El 27 de septiembre saldrá a la venta el libro En defensa de la renta básica. Por qué es justa y cómo se puede financiar, escrito por Jordi Arcarons, Julen Bollain, Daniel Raventós y Lluís Torrens. Se trata de un estudio que por primera vez ofrece una propuesta de financiación de la renta básica en el conjunto de la Unión Europea a partir de tres impuestos: a la renta, a las grandes fortunas y al consumo de CO2. Ofrecemos ahora un fragmento del largo epílogo.

*****

A lo largo de los debates, congresos, discusiones formales e informales que hemos tenido durante al menos tres décadas, han surgido muchas cuestiones que se relacionan con la renta básica. Algunas de las más importantes son el feminismo, la inmigración, los incentivos al trabajo remunerado, los puestos de trabajo en peligro por la mecanización y la inteligencia artificial o los problemas que no soluciona. En este libro hemos abordado a fondo solamente dos: la fundamentación normativa y la financiación. Otras de las mencionadas han sido tratadas solamente de forma tangencial. La fundamentación normativa y la financiación creemos que son imprescindibles. ¿Es justa la renta básica? ¿Se puede financiar? Son las cuestiones que surgen con mayor frecuencia en los foros en los que se discute la renta básica. Sobre la primera cuestión hemos escrito mucho en este libro, sobre la segunda mucho más. Aun así, no hemos abordado aspectos relacionados con la financiación como algunas reformas de las partidas de los actuales presupuestos generales del estado (PGE) que podrían cambiarse de orientación. Una indicación: si los PGE destinasen un porcentaje (¿10, 20, 40, 70 por ciento?) de los gastos militares a la financiación de la renta básica, ¿cómo se facilitaría la financiación de la misma? Mucho, claro está. Esto es una decisión política, como es evidente. Hay quien considerará que deben incrementarse más los gastos militares, lo que es una condición para la defensa del reino ante cualquier “enemigo” que se ponga en la imaginación de cualquier militarista. Otros consideramos que esto no es así y que, por decirlo con muy pocas palabras, se trata en realidad de una opción habitual de la cultura bélica. No es algo específico y original de la época que vivimos, podemos recordar lo que ocurrió hace poco más de un siglo con la primera Guerra Mundial, y dos décadas después con la segunda. No es algo nuevo. Dedicar una inmensa cantidad directa e indirecta de los PGE a gastos militares es una opción política, dedicar esta cantidad a garantizar la existencia material de toda la población es otra opción política muy diferente. Hay otras partidas de todos los PGE que tienen un aumento, un decremento o un cambio según quien gobierne sea de derecha extrema o de centro-izquierda moderado que son las opciones políticas que han venido gobernando alternativamente el reino de España después de la muerte del dictador Francisco Franco. Si gobernase un partido o coalición de partidos de izquierda clara o radical, cabe suponer que los cambios en los PGE serían más pronunciados. Lo dicho, las partidas de los PGE son una decisión política. Que unas partidas que ahora van a determinados fines sirviesen para ayudar a financiar la renta básica, también lo sería. En este libro no hemos abordado lo que esto podría significar. No podíamos abarcar más, pero lo tenemos en la cabeza. Hemos preferido optar por el realismo en un sentido casi vulgar: tocar lo menos posible. Pero realismo no equivale a hiperrealismo. Concretemos. El realismo en filosofía y política tiene indiscutibles virtudes muchas de las cuales podemos subscribir, pero adaptarse a la realidad y no tener una perspectiva mínimamente ambiciosa por temor a ser tachados de irrealistas, puede conducir al hiperrealismo. Lo decía con inigualable contundencia Antoni Domènech cuando en una entrevista de principios de siglo XXI afirmaba:


“Una izquierda no filistea, es decir, una izquierda que quiera ser realista, sensata y radical a la vez (de otro de mis maestros, Manuel Sacristán, aprendí la inolvidable lección de que, en la política como en la vida cotidiana, contra toda apariencia filistea, quien no sabe ser suficientemente radical, acaba siempre en la penosa insensatez del hiperrealismo mequetréfico) tiene hoy que aspirar a desarrollar políticas que sean más ambiciosas en el medio y en el largo plazo y, a la vez, más adaptadas a las presentes circunstancias”.

Hemos pretendido en este libro ser realistas, sensatos, ambiciosos, adaptados a las presentes circunstancias, pero no hiperrealistas anonadados.

La renta básica es una medida de política económica, pero no es el conjunto de medidas que conforman toda una política económica

Lo que nos lleva a otra cuestión que queremos mencionar en este epílogo y que no hemos abordado en el libro: la renta básica no puede solucionar “tal o cual problema”. Este “tal o cual problema” puede ser de muy diverso tipo: la división sexual del trabajo, la estructura del actual sistema económico, la evasión de capitales o el poder inmenso de las grandes multinacionales, entre otros. Es verdad, la renta básica no puede solucionar cualquier problema político, económico, social y filosófico que tengamos en la cabeza. La renta básica no puede solucionar ni decidir aspectos de política económica como qué política monetaria debe ponerse en funcionamiento, si la banca debe ser pública o no, si se debe permitir que las grandes fortunas campen a sus anchas, si debe tolerarse además que haya grandes fortunas que crezcan sin límite, si deben abordarse con mayor profundidad las medidas para hacer frente a la crisis ecológica, si las políticas contra las agresiones machistas son o no del todo adecuadas, si las políticas de inmigración son las más justas, entre otros muchos problemas sociales que podamos tener en la cabeza. Digámoslo de forma muy escueta: la renta básica es una medida de política económica, pero no es el conjunto de medidas que conforman toda una política económica. Una política económica abarca medidas de política fiscal, de política monetaria, de política laboral, de política de comercio exterior, etcétera. La renta básica sería una medida, importante por supuesto, o muy importante para los autores de este libro sin la menor duda, pero solamente se trata de una medida. No tiene sentido pedir a la renta básica que dé respuesta a problemas que no puede solucionar porque no está diseñada para estos fines. Parece de sentido común no pedir a una política de sensibilización sobre las enfermedades minoritarias que solucione los problemas derivados del machismo en el deporte, o a una política de salario mínimo interprofesional exigirle que solucione algunos problemas ligados al consumo de los combustibles fósiles. A cualquiera le parecería que semejantes perspectivas están fuera de lugar. Pero a la renta básica parece que se le puede pedir todo o, quizás con algo de mala intención, se le exige que solucione problemas que no puede ni pretende resolver. La renta básica tiene, parece ser, la espalda muy ancha. Hemos escuchado críticas a la renta básica del tipo “no acaba con la división sexual del trabajo” o “no ataca a las estructuras económicas fundamentales de nuestras sociedades” (aunque si se nos permite añadiremos: bueno quizás no las ataca del todo, pero algo diferente sería el mundo, ¿verdad?). Y tienen razón, la renta básica no es la varita mágica que soluciona cualquier problema que nos podamos plantear. Parece extraño tener que apuntar algo tan elemental, pero somos testigos de haber presenciado objeciones a la renta básica de este tenor. Repetimos que la renta básica es tan solo una medida de política económica, pero no toda una política económica que debe constar de muchas otras medidas. Y mucho menos aún es la renta básica toda la política. Creemos que no debería ser necesario apuntar una trivialidad como ésta, pero por lo que hemos escuchado muchas veces nos vemos en la obligación de hacerlo.

Otra cuestión diferente es prestar atención a algunas de las críticas pertinentes que con mayor o menor intensidad ha recibido la renta básica a lo largo de los últimos lustros. Lo de mayor o menor intensidad tiene una relación directa con la coyuntura. Vamos a referirnos solamente a una de estas críticas: la renta básica sería una medida inflacionista. Muchas de las críticas contra la renta básica habituales como que fomentará el parasitismo, aumentará el efecto llamada de la inmigración pobre, desviará la atención sobre lo importante que es el pleno empleo o que se trata de una medida utópica que distrae de otras cuestiones más urgentes, ya han sido tantas veces respondidas y bien respondidas que no creemos que valga la pena volver una vez más a hacerlo. Pero hay una crítica que, por razones si se quiere coyunturales, no queremos dejar de contestar. Cuando estamos acabando de escribir este libro todavía las trompetas del apocalipsis de la inflación siguen retumbando. La inflación vuelve a estar en primer plano y parece que no va a desvanecerse en breve. Y creemos que vale la pena dedicarle unas palabras a su relación con la renta básica.

Cuando estamos acabando de escribir este libro todavía las trompetas del apocalipsis de la inflación siguen retumbando

La renta básica puede teóricamente financiarse de formas distintas. No de muchas, pero sí de algunas diferentes. Pongamos tres principales ejemplos: mediante la creación de masa monetaria, mediante el desmantelamiento del Estado de Bienestar, mediante una reforma fiscal que redistribuya parcialmente la riqueza de los más ricos al resto de la población. Nosotros hemos explicado en este libro con detalle esta última opción. En la primera, hay creación de masa monetaria, en la segunda se trata de beneficiar a los ricos en perjuicio del resto de la población. Pero de las tres opciones, creemos que solamente hay ciertas sospechas para calificar de medida inflacionaria a la primera, la que crea masa monetaria. La segunda y la tercera de las opciones son política y económicamente antitéticas, pero no nos parece que haya el menor problema inflacionario en ninguna de las dos. La que nos interesa y a la que hemos dedicado nuestra investigación, la tercera de las opciones apuntadas, no es una medida que sea sospechosa de producir inflación. Se trata de una medida financiada sin la creación de masa monetaria. Se trata de una financiación que, como ha quedado detenidamente especificado, comporta una cierta distribución de la renta de los más ricos al resto de la población, mediante una reforma fiscal. Y no todo el mundo gana, no todo el mundo tiene más capacidad de consumo. Por cierto, en Alaska que es el lugar del mundo en donde tienen una renta básica desde hace cuatro décadas, nunca ha provocado el menor problema relacionado con la inflación. Es cierto, Alaska no es nuestro modelo de financiación, pero precisamente más a nuestro favor en el punto en el que estamos. La forma de financiar la renta básica en Alaska es a priori más inflacionaria que la nuestra: todo el mundo recibe una cantidad modesta pero no se detrae mediante impuestos a nadie. Y en coyunturas económicas muy distintas a lo largo de cuarenta años no ha provocado la menor inflación.

Cuando una medida social beneficia a los que no son ricos, a menudo recibe como crítica que producirá inflación

Cuando una medida social beneficia a los que no son ricos, a menudo recibe como crítica (entre otras muchas que dependerá de la medida concreta) que producirá inflación.  “La renta básica no es más o menos inflacionista que cualquier otra medida que aumente los ingresos”, si estos argumentos fueran ciertos, “no habría que intentar en absoluto crear nuevos puestos de trabajo o aumentar los salarios, ya que ambas cosas aumentan el poder adquisitivo. Si la inflación es nuestra única preocupación, los gobiernos deberían recortar los salarios y aumentar masivamente los impuestos” (Reed, Johnson y Stark, 2023). Una perspectiva que, para qué vamos a disimularlo, nos parece desvergonzadamente interesada.

¿Recuerdan lo de que aumentar los salarios no debe hacerse porque fomentará la inflación? Se repite como si se tratara de una evidencia tan confirmada como el decrecimiento constante de la masa de hielo del glaciar del macizo de Aneto. No son los beneficios, son los salarios los culpables.

--------------------- 

El 27 de septiembre saldrá a la venta el libro En defensa de la renta básica. Por qué es justa y cómo se puede financiar con una cantidad de datos hasta ahora no disponibles. Además, tendrá un anexo estadístico en la misma web de la Editorial Deusto de más de 1.000 cuadros que por razones evidentes no han podido ser reproducidos. Y que irá renovándose.

El 27 de septiembre saldrá a la venta el libro En defensa de la renta básica. Por qué es justa y cómo se puede financiar, escrito por Jordi Arcarons, Julen Bollain, Daniel Raventós y Lluís Torrens. Se trata de un estudio que por primera vez ofrece una propuesta de financiación de la renta básica en el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Julen Bollain / Jordi Arcarons

Autor >

/ Daniel Raventós / Lluís Torrens

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. nollamanuelgmail-com

    El dinero no es elástico y hay que priorizar, porque no estamos hablando de utopías sino de propuestas a incluir en nuestros programas electorales. Para la simple defensa de los servicios públicos existentes ya necesitamos más (disputa al capital su monopolio en el poder empresarial; para mejorarlos más, para inversiones que signifiquen control público sobre la economía más; para disputar a el capital su monopolio de oferta de empleo más;  Por eso, TODOS LOS MOVIMIENTOS SOCIALES así como nuestros programas electorales exigen dotaciones a cargo de reformas fiscales. Eso es una batalla estratégica y no la RBU, que provocaría además un abaratamiento del salario al saber ambas partes que hay garantizado un  suelo de partida. La RBU es obvia cuando exista algo como el socialismo. 

    Hace 9 meses 23 días

  2. hctrmm06_3521

    Es posible hacerlo y con permiso de muchos egoístas recalcitrantes, este país sería más Feliz. 

    Hace 9 meses 24 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí