1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Carlos Bardem / escritor y actor

“Vivimos en el gran engaño de la libertad de prensa”

Gorka Castillo Madrid , 25/06/2019

<p>Carlos Bardem.</p>

Carlos Bardem.

Manolo Finish

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

El escritor Carlos Bardem (Madrid, 1963) es también un analista incisivo de la actualidad que siempre destaca la importancia de la cultura como pólvora de los cambios sociales. “Un pueblo formado es un pueblo crítico”, indica. Bardem, que califica de “peligrosísimos y vergonzosos” los acuerdos con Vox suscritos por el PP y Ciudadanos, tampoco duda al afirmar que vivimos “el gran engaño de la libertad de prensa” porque gran parte de los mensajes que consume la opinión pública se filtran desde el poder. “Ahora están blanqueando una marca fascista como Vox”. Cada época tiene sus miedos.

Los del siglo XIX, por ejemplo, eran negreros. Así lo narra el actor y guionista en la novela que acaba de presentar, Mongo Blanco (Ed. Plaza & Janés), donde recrea la peripecia de un marino español casi desconocido, Pedro Blanco, que hizo de la trata de personas su modo de vida hasta convertir Cuba en una finca donde se hacía trizas la piel oscura de los esclavos. “Es curioso comprobar cómo elegimos las partes de nuestra historia que podemos o debemos conocer”, afirma. Pero de aquel horror se benefició España. “Pedro Blanco era Mongo Blanco, el nombre con el que se conocía a los grandes reyes del esclavismo en el siglo XIX”.

Fiel a su crítica de la crítica, retrata a un monstruo alentado por el poder político de su tiempo, “la época gloriosa de la esclavitud”, que emprende una aventura histórica repleta de pasajes de una crudeza atroz. “Es una actualización del género porque aunque me crié con Emilio Salgari, Jack London, Herman Melville y Joseph Conrad pertenezco a un mundo que ha conocido Auschwitz, que ha visto cómo lanzaban bombas nucleares sobre la población civil, que ha estudiado el genocidio de Ruanda”, reconoce. Por eso, quizá, en Mongo Blanco no sólo reinterpreta una historia ignorada en España sino que la sazona con dos de las temáticas que más obsesionan a este escritor ilustrado, dos ingredientes perfectamente humanos: la memoria, siempre construida a posteriori para ser indulgente con sus propios pecados; y la locura, ese otro monstruo que tanto asusta a la sociedad de la exigente lucidez que hoy vivimos.

La esclavitud se asocia a los campos de algodón del Misisipí pero usted convierte a un español en el mayor negrero del siglo XIX. ¿Cuánto de cierto hay en la historia de Pedro Blanco?

Relacionar la esclavitud exclusivamente con EE.UU. y con Kunta Kinte es una de las paradojas que me llevaron a escribir Mongo Blanco porque en España siempre se ha omitido que en las plantaciones de caña de azúcar de las colonias de Cuba y Puerto Rico se perpetraban las mismas atrocidades que se cometían a orillas del Misisipí a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Era el momento de las grandes revoluciones industriales basadas en la economía de plantación, es decir, la del algodón y de la caña, que necesitaban cientos de miles de esclavos para ser rentables. Y ahí estuvo España. Para que te des cuenta de la dimensión que alcanzó este drama, se calcula que más de 12 millones de personas fueron raptadas en África y vendidas en Louisiana, Puerto Rico, Cuba y Brasil entre 1450 y 1850. Y eso sin contabilizar el tráfico ilegal de esclavos porque, entonces, el volumen total puede elevarse a los 83 millones de seres humanos. De hecho, para los negreros era preferible desembarcar la carga humana en una playa desierta de Matanzas que en el puerto de La Habana ya que así aumentaba sus ingresos al evitar el pago de aranceles y todo tipo de impuestos comerciales. Aquello fue una bestialidad.

el origen de muchas fortunas de este país, y también de muchas de las actuales instituciones, está en la sangre de los esclavos

Pocos saben que España fue el último país europeo en acabar con el esclavismo.

Sí, los españoles fuimos partícipes destacados de ese periodo de oro de la trata de personas pero es curioso comprobar cómo elegimos las partes de nuestra historia que podemos o debemos conocer y cuáles no.

¿Por qué lo dice?

Porque el origen de muchas fortunas de este país, y también de muchas de las actuales instituciones, está en la sangre de aquellos esclavos y en la trata de seres humanos que se practicó. España abolió la esclavitud en 1846, casi 40 años después que el resto de países europeos. Y lo hizo con una matización muy hipócrita: suprimiendo la esclavitud en la Península pero manteniéndola en Cuba hasta 1886. ¿Por qué? Porque desde los inicios de la conquista, Cuba fue la tierra perfecta para aplicar ese aforismo tan maravilloso, el de “se acata pero no se cumple”. El poder de las élites cubanas, todas ellas inmersas en la trata de seres humanos, llegó a ser tan fuerte e inmenso, generaban tanta riqueza, que se decidió concederles una excepción legal para que prolongaran la esclavitud. Sólo hubo un país en el mundo que lo abolió después que los españoles y fue Brasil, aunque para entonces ya era una república independiente.

Llega a comparar al protagonista de su novela, Pedro Blanco, con el narcotraficante Pablo Escobar. ¿Cuáles fueron sus similitudes?

Hablaría de sus diferencias. El personaje real en el que me basé para escribir Mongo Blanco fue un excepcional marino y un aventurero arriesgado que siempre actuó bajo la protección del poder político de su tiempo mientras Escobar terminó muriendo a manos del Ejército colombiano. Pedro Blanco fue un tipo brillantísimo que logró transformar la trata de esclavos mediante un conocimiento detallado de los avances técnicos de su tiempo. La prueba es la construcción del ferrocarril en Cuba. Siempre nos han dicho que el primer tren español fue el Barcelona-Mataró de 1848. No es del todo exacto. La línea La Habana-Bejucal entró en funcionamiento en 1836 para transportar el azúcar y otras mercancías en el instante de mayor expansión económica y, consecuentemente, de mayor necesidad de mano de obra esclava. Ahí surge Pedro Blanco. Y no sólo eso, sino que también solucionó los problemas que había con el flujo de esclavos desde África y que no saciaba la demanda creciente de los negreros. Hasta su llegada al negocio, el tráfico de seres humanos dependía de las guerras tribales y de la estación de lluvias que obligaba a los barcos a esperar anclados frente a la costa durante semanas favoreciendo los brotes de enfermedades tropicales y los motines. Pues bien, Blanco inventó el cash and carry, el paga y llévatelo, mediante un sistema muy complejo de señales codificadas que aceleraban las cargas de los barcos y la creación de almacenes permanentes de esclavos en suelo africano. Yo no creo en las personas excepcionales ni en los grandes monstruos sino que cada momento engendra sus héroes y sus villanos necesarios. Este tipo fue uno de estos.

Es decir, un negrero de fama internacional.

Fue el artífice de la creación de un pequeño reino entre lo que hoy podría ser Sierra Leona y Liberia dedicado a mantener a todos jefes tribales en guerra permanente mediante el suministro de la santa trinidad, es decir, de ron, pólvora y mosquetes. Su estrategia era convencerles de que resultaba más rentable esclavizar al pueblo vecino que cultivar la tierra. Y, claro, el precio que pagaron fue la ruina.

¿Observa similitudes con diferentes formas de explotación que hoy se denuncian?  

En todas las sociedades, los momentos de máximo enriquecimiento de las élites han coincidido con las grandes atrocidades y las grandes fracturas morales. Pero por centrarnos en la historia contemporánea de España te diré que hay dos periodos destacados. Uno es durante la época de la trata de esclavos y otro la guerra civil y la postguerra franquista. Fueron dos momentos que abrieron las puertas a la explotación y a la conformación de grandísimas fortunas. Es un hilo rastreable con vasos comunicantes. Cuando escribía esta novela me pregunté varias veces cuánto de siglo XIX tenemos todavía en este país. De aquellos polvos vinieron estos lodos que hoy tenemos.

La política de Donald Trump contra la migración, ¿responde a la mentalidad de un negrero?

Es horripilante pero igual de terrible a lo que sucede en el mar Mediterráneo, convertido ya una gran fosa común. Curiosamente, todo este drama está marcado por la agenda de populistas y demagogos de extrema derecha que han comprado dirigentes a los que se suponía diferencias ideológicas. El fondo del asunto es absurdo porque tanto nosotros como los estadounidenses necesitamos a los inmigrantes para funcionar, pero en esta ola de fragmentación de las conciencias, de enfrentamiento entre las élites y los arrinconados por la única revolución que tristemente ha triunfado de verdad, la neoliberal, sólo se sostiene con la propagación del odio al diferente y la creación de enemigos imaginarios. El objetivo que persiguen es que nadie gire la cabeza hacia arriba y se revuelva.

¿Siguen existiendo esclavistas al servicio del poder, como Pedro Blanco, en el mundo actual?

Por supuesto que tenemos nuestros pedros blancos. Ostentan los mismos cargos que desempeñaban los negreros de la época de Pedro Blanco. Hablo de esos financieros que nunca pusieron un pie en África pero hacen negocios con la situación de miles de personas. Grandes nombres son ennoblecidos y que vemos en muchas calles y plazas de nuestras ciudades mientras miles de subsaharianos son retenidos en el norte de África bajo un régimen esclavista porque los países europeos pagan dinero para que no puedan llegar a nuestras costas. Me refiero también a la formas de precariedad laboral que se han impuesto. Hace unas semanas escuchábamos decir a una señora que va a ser presidenta de la Comunidad de Madrid que no llamemos contratos basura a los contratos basura porque hay gente que quiere esa basura. Esa es la mentalidad de una negrera.

¿Quiere hablar de la situación política en España?

Sí, hablemos de Mordor.

¿Cómo valora los acuerdos de PP y Ciudadanos con la extrema derecha?

Me parecen peligrosísimos y vergonzosos. Me sorprende el blanqueamiento que hacen los medios de comunicación, los foros de discusión y algunos centros políticos de la marca Vox porque son neofascistas al servicio de la revolución neoliberal. Y aunque es cierto que la democracia lleva el gen de su autodestrucción en su interior, soy un firme defensor de la paradoja de la tolerancia de Karl Popper, aquella que dice que si eres demasiado tolerante con los intolerantes, éstos terminarán aprovechándose para destruirte. Por lo tanto, con el fascista ni se dialoga ni se razona. Al fascista se le combate. Y la obligación de los verdaderos demócratas de este país es combatir a esta gente.

con el fascista ni se dialoga ni se razona. Al fascista se le combate 

Pero el apriorismo de la democracia dice que todas las ideas son respetables y defendibles mientras no se emplee la violencia.

Eso es una falacia que utilizan para colarnos muchas cosas. No todas las ideas son respetables y la línea que marca su límite son los derechos humanos y los derechos civiles. Si un partido defiende el odio disfrazado de machismo, racismo, xenofobia u homofobia como Vox no puede ser respetado ni puede tener un hueco en nuestra sociedad. Creo que hemos llegado a un punto en el que deberíamos poner pie en tierra y enfrentarnos a esta gente con decisión.

Se refería a los medios de comunicación, ¿qué papel están jugando en este escenario?

En España hay muchos periódicos y muchos canales de televisión pero, casualmente, todos pertenecen a las mismas personas y grupos. Vivimos en el gran engaño de la libertad de prensa porque gran parte de los mensajes que consumimos se filtran desde el poder. Escuche sino las tertulias. Cada vez que hablan los famosos tertulianos, a quienes yo denomino tontulianos a sueldo, repiten las mismas cosas como alumnos de primero de Goebbels. Insisten en una mentira las veces que sea necesario para que creamos que dicen la verdad. Por ejemplo, se blanquea a Vox pero consideran que ser antifascista es un estigma, casi un insulto. Pues les diré una cosa: todos los antifascistas que he conocido en la historia son héroes, gente que dio su vida por la justicia y la libertad de los demás.

Muchos coinciden que la política está asumiendo el estilo grotesco de algunos formatos de televisión.

Sí, algunos de los tertulianos habituales realizan comparaciones que me resultan aberrantes. Por ejemplo, cuando equiparan a Podemos con Vox. Lo preocupante es que algunos periodistas, a los que guardo un gran respeto profesional, no lo rebatan o no se levanten de la mesa en ese momento.

¿No será que España sigue siendo un poco rehén de su pasado?

Es una anomalía histórica dentro de un entorno cultural y geográfico muy definido. Somos el único país occidental donde una dictadura fascista se mantuvo en el poder 40 años por intereses geoestratégicos principalmente de EE.UU. Eso nos legó un relato falsario, más cerca del cuento mitológico que de una investigación científica y documentada de unos hechos. Hemos aprendido la historia fragmentada de nuestro país, la que nos dice qué podemos saber y qué no. Por eso no sabemos nada de los esclavistas españoles del siglo XIX. Y así nos vendieron la santa transición, con sus luces y sombras, que tuvo mucho más de santa impunidad. En España no se produjo una desfascisficación de la sociedad sino que nos transfirieron instituciones franquistas como el Tribunal Supremo, no se revisó el expolio económico practicado por las élites durante cuatro décadas ni las atrocidades que cometieron mientras el dictador era enterrado en un mausoleo. Todas esas costuras han entrado ahora en contradicción abierta con la modernidad y el progreso.

¿No tiene esperanza en el futuro?

Soy un optimista impenitente, aunque no tenga razones para serlo, y creo que este rebrote de la derecha orgullosa, esta reivindicación del franquismo que han hecho unos jueces paralizando la exhumación de un dictador contra la decisión del Congreso, no aguantará mucho más, pero me resulta inaudito que la voluntad de la familia Franco, de unos magistrados del Supremo y del abad del Valle de los Caídos puedan estar por encima del dictamen de un Parlamento. ¿Dónde queda la sensibilidad hacia millones de españoles a los que nos parece que eso es una injusticia? Eso demuestra que España es una democracia ritual, no real. Hay algo que está mal hecho de partida.

¿Cómo cambiar esta resistente dinámica?

Pues con la formación de un gobierno progresista. Espero un ejecutivo a la portuguesa, de izquierda, de coalición o con la fórmula que sea pero que sirva para avanzar en la dirección del progreso, empezando por el fin de la impunidad que aún existe en España.

¿Es la literatura una forma de combatir la manipulación, de hacer a la gente más libre?

Siempre digo que leer, tener un libro en la mano, es un acto de rebeldía. Y la prueba es que lo primero que recortan los gobiernos de derechas es la cultura. ¿Por qué? Porque lo último que quiere esa gente es tener un pueblo formado, un pueblo crítico. La obligación de la cultura es plantear preguntas y cuestionarlo todo. Así que, como dijo Luis García Montero, no se puede separar la educación de la cultura.

¿Hay algo que no le hayan preguntado en los últimos días?

No, la verdad (risas). Creo que el libro está teniendo una recepción magnífica y me han dado espacio para contar casi lo que he querido. Hombre, siendo un poco detallista entiendo que vivimos en la era del titular–anzuelo, pero me llama la atención que en todas las entrevistas hablamos de literatura pero el titular siempre es de política. Espero que en este caso sea diferente (risas).

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    Abajo viene algo sobre el periodismo independiente, y creo que la imagen de Camus. Cuidado: Camus, frente al dilema en la guerra de Argelia, dijo: Entre mi madre y la justicia, elijo a mi madre (recitado de memoria). Su madre era Francia, la justicia el derecho de los argelinos a dejar de ser una colonia frencesa. Curiosamente, gente más derechista que Camus eligió la justicia. No alabo a los derechistas, sino a esas posturas extrañas de algunos izquierdistas que tan sorprendentes resultan en momentos vitales.

    Hace 5 años

  2. jose

    No hay nada comentado, pero yo comenté algo sobre si las fakenews no serían un nuevo truco para neutralizar a las agencias que han ganado audiencia sobre las CNN, BBC, Euronews, etc, y si no estaríamos cayendo en el error de creer, o de convertir, en virtud de esas noticias falsas adjetivadas, que las noticias falsas de toda la vida son verdaderas.

    Hace 5 años

  3. c

    SICOTIZACION añadir el video antiiluminati de noam chomsky d manipulacion d masas qe tengo en historial d yutube SICOTIZACION SE REFIERE A DEPERTARNOS PANICOS OSEA CREARNOS PARANOIAS - SON MUCHOS MODOS D SICOTIZAR, EL PODER NS NECESITA DIVIDIDOS, MAREADOS, ACOGOTADOS, CABREADOS, COSNTANTEMENTE FLASHEADOS Y EN SHOCK, ATONTADOS, MACHACADOS, ENFRASCADOS EN MILONGAS Y EN BURBUJA D VANIDAD PARA LLEVARNOS POR DONDE QUIERE - EN GENERAL NOS SICOTIZAN CON TODO LO QUE NOS VIENE DE ARRIBA PERO NO TIENE VUELTA, OSEA NO PODEMOS DECIR NADA , SOLO MIRAR Y TRAGAR= PELIS MUSICA LETRAS VIDEOJUEGOS CARTELES SERIES COMICS TELE PRENSA-PAPEL ETC - esta demostrado que la tele paraliza el cortes frontal dl cerebro cn el que pensamos... - EN LS TELEDIARIOS HASTA LA MUSICA ESTA CALCULADA... - TBN CUANDO NS SENTIMOS IMPOTENTES PQE EL PROBLEMA ES URGENTE COMO LA POBREZA O SE HA CREADO URGENCIA ADREDE Y/ O NOS PARECE ENORME O NS LO VENDEN ASI = OSEA RACISMO - el humor sin limites es otra forma de sicotizacion : es curioso qe estos humoristas qe dicen no qerer limites en el humor, no solo no sepan hacer chistes sin meterse cn ls problemas graves, taras y enfermedades de algunas minorias, sino qe ademas nunca se les ocurre meterse y reirse de p-ej su propia madre...o no se meten cn la enfermedad de su madre... ¿ y sabeis pqe ? Pqe lo ven cruel y falto d respeto, asi qe entonces si ven qe hay limites y los quieren aveces... y si ahi si quieren y ven limites , pqe no se meten mas que con algunos sectores, es que se dan cuenta de qe cn ls demas no ls tienen y que con los demas son crueles, pero lo niegan... Y esto lo hacen asi para lanzar el mensaje subliminal a nivel racional social etico y moral, de qe meternos cn ls demas no es tan importante ( otro modo mas de dividirnos ) , y de qe el respeto, ese respeto qe merecemos sentir en nos mismos , no es tan importante, Ese mismo respeto qe ls politicos nos niegan y quieren qe no tengamos, y lo mas que les gustaria a esos politicos es que nosotres mismes lo consideramos una cursileria... Esos " humoristas ", son ls artistas d la Ppista cn DOS de pp Y SUS APPENDICES... ls qe dicen luego qe somos ofendiditos , por qe nos montamos en el carro de defender minorias pero solo lo hacemos en el fondo para tener nº minuto de gloria y consuelo... ( qe es precisa y realmente lo qe hacen ellos ademas ) . Se quejan de moralismo quienes precisamente mas lo usan al meterse cn gente para decir hacer humor Si hay ofendiditos es pqe hay despreciatitivitos. ¿ Y pqé relacionar a ls podemitas con ls ofendiditos ? Pqe realmente es populismo politico camuflado de chiste. Todo cn tal de culparnos, tapar lo qe hacen y para quien trabajan Es propio d sicopatas no qerer limites, ser cruel, no respetar, manipular y encima culpar a ls demas haciendoles creer lo qe les conviene a ellos...y algunos se prestan a ello. No se rien de si mismos pqe les va su inmensa y ansiosamente auto-vanidad en ello y eso qe es muy sano reirse d uno mismo No convencen, no hacen gracia, solo desprecian, manipulan y culpan con un fin. - TBN CUANDO NO NS SENTIMOS RESPTADOS POR EL PODER POR COMO NS HABLAN , SIN ESCUCHARNOS, SIN EXPLICARNOS, HACIENDOSE LS LOCOS , SIN CONTESTAR A LO QE LES DECIMOS, ETC Y POR COMO IGNORAN NUESTROS PROBLEMAS Y NECESIDADES - SICOTIZACION ALENTANDO EL MACHISMO QUE GENERA GUERRA D GENEROS Y tbn ASI CONTROLAN Nº AFECTO Y PLACER , Y DE PASO ENFRENTANDO A GENEROS, SICOTIZACION DEJANDO A PRESOS LIBRES SIN REHABILITAR AL CONTRA DE COMO DEBE SER CONSTITUCIONALMENTE SICOTIZACION CN PRISAS, CON POBREZA MEDIATIZADA, CON DESPRECIOS DESDE LS BANQEROS JUECES EMPRESAURIOS Y POLITICOS DE SIEMPRE, TBN CON SOBRETODO MIEDO Y VIOLENCIA EN LS AUDIOVISULAES - TBN hiper-sexualizacion en todo, para tenernos frustradamentee xitados y luego al establecer una guerra d generos controlarnos EL PLACER Y LS AFECTOS - TBN ALGO D FANTASIA, QE NOS EVADA D LA REALIDAD. - otra FORMA D ENGANCHARNOS ES LO PRIMARIO , SOBRETODO inundarnos con VIOLENCIA , para poner nª mente al limite de alerta cn los demas pero asi no cn lo qe nos hacen-dicen TAL VEZ YA OS HABEIS FIJADO QUE CASI TODAS LAS PELIS D EE.UU SON MIEDO Y VIOLENCIA Y REIVINDICAR ARMAS DE LA GRAN CANTIDAD DE LAS PELIS DE DISTOPIAS FUTURISTA QUE SE HACEN DESDE HACE DECADAS, SOLO HAY UNA DNDE NO SE REIVINDIQUE LA VIOLENCIA Y LAS ARMAS, SE TITULA "IN TIME" - Con la manipulacion del lenguaje como por ejemplo el nombrecito de violencia "intrafamiliar" cn el cual se visibiliza menos qe ls machos son la inmensa y mayoria de ls maltratadores-etc Y asi cn este desprecio crean mas guerra d generos para controlar natalidad afectos y placer d la ciudadania y dividir a la ciudadania la drcha explota y empobrece lo qe impide natalidad , a la vez qe dicen defender la vida y ns culpan se esconden en lo que provocan y traicionan a todos ls españolisismos qe les votan viven d crearnos desgracia y enfermeda deliberada y masivamente escondienose en lo que provcan desp d quitarnos todo cn violencia para revendernoslo mas caro y desp d explotarnos cada vez mas y cn ese beneficio : evadir para financiar el fmi usurero especulador especular para crear crisis y luego pedir privatizaciones y recortes en vez d emprender, gastar en seguridad laboral y en I+D ...pero a la vez qe nos dicen d emprender y ns culpan d no hacerlo y d ser pobres y d las crisis-etc Y si alguien se lo cree lo d emprender cn bajos salarios = no consumo ni mercado = ruina segura , asi bajan el paro algo a costa d arruinar a gente incauta qe tenian algo ahorrado qe luego seran nueva masa esclavizada y competencia eliminada Ls bajos salarios son para qe ellos se qeden todo el mercado ya asi sin consumo pqe la gente no tiene pa gastar, solo ellos ls garndes sobreviven y controlan mercado y ls demas empobrecidos, pymes cerradas y mas gente escalvizada para ellos , qe ademas mediatizan nº parados segun quien gobierne para dejar mal o bien al gobierno - la culpabilizacion y la confusion tbn son sus modos la drcha necesita un falso-terrorismo, para : 1-tapar el maxi-terrorismo franquista , creador d ls demas, y qe ellos defienden descaradamente , = asi ns dejan en shock = confusos y qeda como qe ellos si tiene drcho 2- qe no se vote izda-etc cn la excusa qe pactan cn regionalistas 3-ni se pacte con nacionalismos , por la misma, ( aun cuando ls partidos mayoritarios regionalistas-nacionalsitas son de derechas cn ls qe ellos tbn pactan ) ...osea, regionalismos qe ellos a la vez aventan : ciu-PPNv siempre apoyó a PP y pp-ciu montaron lo d Cat para tapar sus recortes etc y se llevaron muy bien al 3% Ppujolaznar...etc Y asi siendo minorias todos ls partidos , solo ellos consigan pactar, pqe la drcha tiene tres partidos qe son el mismo, lo qe pasa qe divididos mamam mas dl estado - les molesta el arte y la cultura pqe asi nos sicotizan y alienan ya qe no ns dejan expresar-etc nada y ver-etc lo qe ellos quieren ( dejo enlace abajo ) https://contrainformacion.es/el-ayuntamiento-de-madrid-contra-el-arte-y-la-cultura-organizada-por-los-vecinos/ - la religion basada en quimeras tbn es una forma d sicotizar : Decia Donna Haraway que "Pensar que la realidad es una cuestión de creencias es herencia de las guerras religiosas" pqe no les interesa qe seamos capaces de ver la realidad en sus evidencias sino qe estemos sicotizados y culpabilizados y asi no tener conciencia del respeto qe nos deben y nos merecemos - CUANTO MENOS VUELTA PODAMOS EJERCER, MAS LE GUSTA AL PODER , POR ESO LA LITERATURA, INTERNET Y EL TEATRO ESTAN MAS BOICOTEADOS POR LS NEOLIEBRALES Y SUS MULTINACIONALES, QUE EL CINE Y LA MUSICA QE SON MAS MASIFICADOS Y LOS CONTROLAN MAS Y MEJOR, TANTO COMO LO DIRIGEN Y COMO NS AFECTA... AHORA SE HAN LANZADO A CONTROLAR INTERNET CN MAS CENSURA ADEMAS DE SACARNOS DESDE HACE AÑOS INFORMACION PERSONAL CN FACEBUK GOOGLE YAHOO ETC - ...Y LUEGO TODO ESTO LO INCLUYEN EN EL PACK "PATRIOTISMO-ULTRA-NACIONALISTA". - hay qe estar mentalmente alerta y tener espiritu critico y racionalista PUEDE QUE LA PELI, LA LETRA ETC SEA SOLO UNA LETRA, UAN PELI, ETC PERO HAY QE ANALIZAR LO QUE DICE Y COMO NS SIENTA , QE NOS DESPIERTA Y POR QUE Y luego analizar CUAL ES realmente LA CAUSA PRIMERA DE ESO QE NOS DESPIERTA - COSNPARANOIA NO ES TANTO VER POSIBLE MEDIATIZACION EN EL CINE P-ÉJ, COMO DEJAR D PENSAR Y ACTUAR POR IMPULSOS MEDIATIZADOS POR LETRAS PELIS ETC MUCHAS COSNPIRANOIAS SE HAN HECHO REALIDAD , COMO LA DE LOS MK-ULTRA O CONTROL MENTAL DE GENTE POR PARTE DE LA CIA - No se trata de indignarse en el sentido d enfadarse sino en sentir que merecemos respeto y ya basta de qe nos bacilen d mala manera - NO SE DEBE SER TAJANTE AL RESPECTO PERO SI SE PUEDE PLANTEAR UNA DUDA , POSIBILIDAD Y TEORIA SERIAMENTE , AUNQUE HABRA GENTE QUE NO LO ENTIENDA , NO IMPORTA, LO IMPORTANTE ES DESPWERTAR LA CON- CIENCIA Y EL RACIONALISMO . - HAY QE APRENDER A INFORMARSE, Y ANALIZAR , VER LAS EVIDENCIAS, REFLEXIONAR , JUZGAR ECUANIMEMENTE Y COMENTARLO, PQE NS VA EL FUTURO EN ELLO - PARA MAS EJEMPLOS RECOMIENDO MI VIDEO DE LA PRISION P REVISABLE - 10 estrategias d manipulacion d masas por Noam chomsky https://www.youtube.com/watch?v=_AQVnvHvty8&t=348s

    Hace 5 años

  4. Karekare Nohay

    Se dice "DESFASCISTIZACIÓN". De nada

    Hace 5 años

  5. jose

    Desde antiguo. Creo recordar que el órgano de la prensa liberal de la Inglaterra del XVIII, la dirigía Daniel Foe (el novelista, uno más de la crónica negra antiespañola, que estaría bien si hubiera una leyenda negra antibritánica), que era un agente del servicio de espionaje inglés. Dicho periódico liberal en realidad lo dirigían los conservadores. Igualmente en la revolución francesa surgieron cientos de panfletos ultrarradicales cuya misión no era otra que asustar al ciudadano medio francés y llevarlo a las filas monárquicas. Ahora me pregunto ¿por qué han surgido las fakenews -qué bien queda así en británico-? ¿Quizás para neutralizar a esa prensa que escapa al control de la CNN, BBC, Euronews, El Páis, el NYT, el WP, TT, LF, LCDLS, etc? ¿Y qué hemos de creer, que están las fakenews a un lado y al otro la prensa veraz?

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí